Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Por qué ya no podemos disfrutar de Messi y también Ronaldo?

Goal.com Goal.com 19-08-2016
© Proporcionado por Goal.com

Se trata de un fenómeno extraño. En vez de apoyar a un club, existen hoy en día muchos aficionados que son fieles a un futbolista antes que a un equipo. Y los ejemplos más llamativos son los de Leo Messi y Cristiano Ronaldo. Son dos monstruos del fútbol moderno - pero parece que ya no podemos disfrutar de los dos.

¿Sos hincha de Messi? Entonces te cae mal Ronaldo. ¿Te gusta Cristiano? Pues Leo no es para ti. ¿Pero por qué tiene que ser así? Este fin de semana, se viene un nuevo clásico en España y para no variar, el argentino y el portugués serán los grandes protagonistas, una vez más.

En enero, estos dos disputarán de nuevo el Balón de Oro, aquel prestigioso premio individual que en las últimas ocho ediciones sólo han ganado ellos. Tremendo. Messi lleva cinco y Ronaldo tres, aunque esta vez el portugués parte como favorito tras los campeonatos continentales conseguidos con su club y también su Selección.

El debate seguirá y como en el fútbol hay opiniones siempre, todo vale. Pero es que son tan distintos : Messi, un futbolista de calle, pícaro, habilidoso, ingenioso, con goles y jugadas de fantasía; Cristiano, un atleta de potencia, velocidad, muchísimo gol y remates de todo tipo. Todo bien comparar, pero disfrutar de ambos también es posible.

A veces parece que la gente no se da cuenta de la suerte que tenemos. Ninguna generación en el fútbol ha gozado de semejante dominio de parte de dos futbolistas. Aunque Messi dice que no, la rivalidad existe y es preciosa. Lo nunca visto en este deporte. Sí, se habla de Maradona y Pelé, pero ellos dos no jugaron en la misma época. Tampoco Di Stéfano. Esto es especial y algo único en la historia del fútbol.

Te puede gustar más uno u otro, seguro. Obvio. Es lógico que sea así. Pero La Liga ya comienza otra vez y pese a los gustos, ¿por qué no apreciar a estos dos fenómenos que se están ayudando el uno al otro para alcanzar niveles extraordinarios, año tras año? Pues eso: mejor disfrutarlos a ambos porque, aunque lleven años siendo los mejores, este espectáculo no será para siempre. Y cuando ya no estén, dejarán un vacío enorme.

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon