Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Trump, tras la fuerte caída de Wall Street: “La Reserva Federal se ha vuelto loca”

logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 10-10-2018 Sandro Pozzi
El presidente Donald Trump al llegar al aerupuerto de Erie, Pensilvania © Evan Vucci El presidente Donald Trump al llegar al aerupuerto de Erie, Pensilvania

Donald Trump no se anda con rodeos al mostrar su descontento con la estrategia de subida de tipos de interés de la Reserva Federal. Lo dice cada vez que se le presenta la oportunidad, aunque hasta ahora había tratado de mostrarse comprensivo con la política de Jerome Powell, el presidente del banco central estadounidense, que él mismo nombró. Pero este miércoles llevó su línea crítica al extremo cuando fue preguntado por la fuerte caída que sufrió Wall Street durante la sesión. “Creo que la Fed está cometiendo un error”, afirmó, “creo que la Fed se ha vuelto loca”.

El Dow Jones despidió la jornada con una caída superior al 3,1%, la peor desde febrero. El Nasdaq sufrió un batacazo aún mayor, de más del 4%, el mayor desde el Brexit, en junio de 2016. Fue como si todos los desequilibrios se mostraran a la vez, justo una semana después de que el propio Powell afirmara en un discurso que los tipos de interés estaban aún lejos de alcanzar una posición neutral -aquella en la que no afectan al crecimiento económico-. "Es una corrección que se veía venir desde hace tiempo", ha asegurado el magnate republicano.

El precio del dinero en EE UU está ahora en una banda de entre el 2% y el 2,25%, tras el último incremento decidido hace dos semanas. En sus últimas intervenciones, Powell había dejado claro que está determinado a seguir adelante con la retirada gradual de los estímulos monetarios, para evitar que la economía se recaliente. Pero los miembros del banco central ven incluso una posible una nueva subida en diciembre. "Estoy realmente en desacuerdo", insistió Trump.

El presidente de EE UU cree que la Fed “está yendo demasiado rápido” con la subida de tipos y considera que la baja inflación en principio le da margen para ir con más calma. También dice que esta estrategia puede poner piedras a su plan de reactivación económica, porque eleva el coste de la deuda a los consumidores al pagar las letras de sus casas o de los coches. Pero también reconoce que, si la retirada de estímulos está en marcha, es precisamente porque la economía estadounidense va viento en popa.

El alza de tipos de interés es, de hecho, uno de los factores detrás de la fuerte corrección que sufrió este miércoles el parqué neoyorquino, y que se está reflejando también en los mercados de países emergentes, golpeados por el fortalecimiento del dólar. El encarecimiento del dinero aumenta en gran medida el atractivo de los bonos y de la renta fija corporativa en detrimento de las acciones. Una divisa fuerte, a su vez, afecta a los resultados de las multinacionales.

El índice de volatilidad (VIX) subió más de un 35% durante la sesión, aunque aún está a medio camino de los niveles que registrados a finales de febrero, cuando las Bolsas también se vieron golpeadas. El interés del bono a 10 años, otro de los indicadores para medir el estrés en los mercados, está en el 3,2%.

Pero detrás del batacazo de Wall Street hay, sin embargo, un buen número de factores más allá de la Reserva Federal: los índices de referencia vienen de tocar máximos históricos y en el ánimo de los inversores pesa, además, la incertidumbre por el litigio comercial con China. Ese juego de fuerzas se vio con claridad en valores específicos como Nike, que perdió casi un 7% en solo una jornada, o Boeing, que cayó un 4,7%. Las tecnológicas sufrieron mucho, con Amazon cayendo un 6,1%, un 5,4% Microsoft y más de un 4,6% Apple.

Powell, que tomó el testigo de Janet Yellen -también criticada por Trump- en la Fed hace ocho meses, dejó claro que su estrategia responde a la evolución de la economía y no a cuestiones políticas. Pero los comentarios del presidente, que repite desde el pasado verano, se ven como un claro ataque a la independencia del banco central más poderoso del mundo. Y la autonomía es el valor por antonomasia para el guardián de la política monetaria.

MÁS NOTICIAS EN MSN:

Los momentos que han marcado la presidencia de Donald Trump

Más de El País

image beaconimage beaconimage beacon