Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Cómo interpretar el catálogo del SII?

logotipo de Pulso Pulso 07-12-2016

El Servicio de Impuestos Internos (SII) ha presentado cuatro presupuestos y doce casos que podrían considerarse actos o conductas que constituyen planificaciones agresivas o elusivas. Aceptar pura y simplemente esta lista implicaría admitir la presunción de cometer ilícitos, y conllevaría para el contribuyente el costo legal y económico de tener que demostrar su inocencia.

Si bien el SII puede revisar cualquier operación, y puede solicitar que se considere una conducta como elusiva, la declaración de esta es de competencia exclusiva de los TTA, con lo cual ese listado no puede constituir un inventario de conductas elusivas, sino de situaciones que podrían dar lugar a una revisión detallada por parte del SII.

Siendo así, hay que determinar qué entiende el SII por planificaciones agresivas o elusivas:

1.Si los beneficios tributarios son desproporcionados. La ley señala que beneficio tributario es evitar, reducir o postergar el hecho imponible. Sin embargo, la misma ley establece el derecho de opción, esto es, optar por otras formas legales que no generen efectos tributarios, los reduzcan o los posterguen. En consecuencia, es lícito optar por caminos que generen beneficios tributarios, siendo al parecer lo reprochable que estos sean desproporcionados; no obstante, la economía de opción no contempla un límite de proporcionalidad, sino que sólo exige que se generen efectos relevantes, económicos o jurídicos, para el contribuyente o para un tercero, distintos de los meramente tributarios.

2.Que el esquema o transacción no se entienda por la alta gerencia o dueños por otra razón que un buen efecto tributario. Esta premisa no es real, ya que siempre existen razones de negocios, otras que sólo la tributaria, para realizar una reorganización o transacción, siendo estas las que crean la necesidad de planificar.

3.Suscripción de contratos poco usuales. Día a día nacen nuevas estructuras legales que permiten realizar negocios de manera más simple o con mayores beneficios comerciales, por lo tanto, esto no puede constituir un antecedente de una eventual conducta elusiva. La Constitución garantiza el derecho a desarrollar cualquier actividad económica que no sea contraria a la moral, al orden público o a la seguridad nacional, y no impone obligación alguna de repetir los contratos que son generalmente utilizados.

4.Circular fondos, mercaderías o bienes, sin una explicación de fondo, salvo el producir una ventaja tributaria. Hay una serie de leyes que regulan actividades con la sola finalidad de producir ventajas tributarias, tales como la regularización de fondos en el exterior, el pago sustitutivo del FUT o la reinversión de utilidades. Estas tienen el único objeto de incentivar ciertas conductas por parte del contribuyente, con lo cual no puede ser naturalmente ilegítima una actividad fomentada por la ley.

5.Utilizar régimen o jurisdicciones de nula o baja tributación, o de sociedades sin personal, que moviliza fondos o activos desproporcionados para la empresa. La primera hipótesis requiere un análisis más detallado, ya que el propio SII reguló a través de oficios las inversiones en el exterior a través de paraísos tributarios. Respecto de la segunda situación, hay que recordar la existencia del artículo 14 E de la LIR, el cual sanciona que una sociedad chilena mantenga rentas pasivas, con la finalidad de postergar indebidamente la tributación de los dueños finales. Hacienda y el SII han señalado que esta norma sería aplicable con criterio, compromiso que esperamos se cumpla.

*La autora es socia Recabarren y Asociados.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon