Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Cuáles son los objetivos de desarrollo sostenible clave para Chile?

logotipo de Pulso Pulso 14-12-2016 Paula Núñez

Llegaba el año 2000 y con ello, las naciones-miembro de la ONU daban a conocer los Objetivos del Desarrollo del Milenio. Centrados en metas sociales, principalmente, fueron lineamiento durante más de una década. Sin embargo, con el fin de ajustarse a la realidad actual, en Río+20 se optó por establecer a los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) que buscan la coherencia de los ámbitos social, medioambiental y económico. 

Chile, por su parte, se sumó de manera oficial de países que buscan impulsar políticas públicas en relación con los ODS el 14 de abril de este año, cuando se firmó el decreto supremo N°49, que establecía la creación del consejo de ministros, que asesora la presidenta y establece una agenda para la concreción de los ODS. La presidencia está en manos de la Cancillería y la secretaría ejecutiva, del Ministerio de Desarrollo Social (MDS). Esta instancia interministerial está a cargo de la definición de los ODS prioritarios para el país, del levantamiento de información y de establecer los indicadores de medición, para poner en marcha la Agenda 2030 a nivel nacional, acorde a los procesos a nivel internacional en el marco de Naciones Unidas.

Para el trabajo de este Consejo se han definido tres comisiones: económica, social y ambiental, cada una a cargo de un ministerio y una secretaría técnica que está asesorada por el Instituto Nacional de Estadística (INE). El apoyo del INE resulta crucial para definir indicadores que permitan medir los avances en cada una de las metas planteadas por los ODS y que CEPAL está a cargo de unificar de acuerdo a criterios comunes a los países.

Metas para Chile

Al tratarse de materias transversales, las metas han sido planteadas para que exista un rol activo por el mundo público, privado, sociedad civil y academia.

Los países de ingreso medio, entre los que está Chile, suelen tener sus metas más vinculadas a los objetivos de la línea central, pues tienen mayor relación con el nivel de desarrollo relativo de nuestro país. “Un tercio de las metas ya tienen indicadores, o sea que ya están siendo gestionadas en Chile, un tercio que requiere ajustes antes de ser gestionadas y hay un tercio de metas que no necesariamente tienen indicadores claros. Por lo que requieren mayor elaboración y que quizás no están muy presentes en la construcción de nuestras políticas públicas o de desarrollo como sociedad”, dice Dante Pesce, director ejecutivo del centro Vincular y presidente del grupo de trabajo de Derechos Humanos y Empresa de las Naciones Unidas. 

Pero la bajada local es determinante. “Si bien los ODS son una propuesta a mirar el desarrollo sostenible desde una mirada integral, en Chile hay temas que son urgentes de abordar como los objetivos 1,6 y 13 que se relacionan con el fin de la pobreza, el acceso a agua limpia y saneamiento, además de la acción por el clima”, cuenta Francisca Rivero, directora ejecutiva de Avina Americas.

Respecto a cuál es la importancia de los ODS para nuestro país, José Miguel Friz, director ejecutivo del Centro de Sostenibilidad Empresarial de la Universidad Adolfo Ibáñez indica que “Los ODS serán los lineamientos de las empresas en los próximos años. Gran parte de su éxito se sustenta en el objetivo 17, que habla de las alianzas. Éstas serán clave y el vínculo del mundo académico, privado y público debe ser consistente para su éxito”. Con él coincide Ignacio Larraechea, gerente general de Acción Empresas: “Nuestro gran talón de Aquiles para saltar a un desarrollo sostenible, tiene que ver con nuestra incapacidad de construir una visión de futuro consensuada entre todos los actores sociales”. Además, enfatiza en que actualmente la principal ‘deuda’ con tiene que ver con la desigualdad que como país hemos sido incapaces de superar.

En materia medioambiental, los consultados coinciden en que es clave el objetivo acerca de consumo y producción responsable. Para ello, desde el mundo público la Ley REP sería una de las respuestas clave. “El Estado ha ido progresivamente generando planes puntuales que ayudan diversas iniciativas en ese sentido. Sin embargo, creo que lo que nos falta es un plan maestro que impulse a todos los sectores de la economía hacia el necesario desarrollo sustentable”, señala Gonzalo Muñoz, cofundador de TriCiclos. Además, enfatiza en que la responsabilidad de los productores en determinante. “Necesitamos productores que tengan el coraje de hacerse las preguntas inteligentes. Preguntarse si el producto o servicio es bueno para el mundo”.

Para conseguir estos avances “es necesaria una acción colectiva y coordinada para buscar un desarrollo sostenible, con equidad social y ambiental. Porque el problema ambiental es, finalmente, un problema de desigualdad”, señaló el ministro del Medio Ambiente, Pablo Badenier, cuando se presentó la agenda de cara al 2030.

En materia social, coinciden en que el objetivo N°8 relacionado al trabajo decente y crecimiento económico es otro de los más relevantes, sobre todo cuando se busca que Chile deje de ser un país en vías de desarrollo y que dé el salto hacia una economía más productiva y próspera. Desde la Sofofa señalan que objetivos como éste “constituyen desafíos importantes para las empresas, los que eventualmente pueden requerir transformaciones mayores de modelos de negocio y formas de operación. Cabe destacar, que muchos de estos están siendo cubiertos por la acción de los socios en su trabajo cotidiano interno y a través de los comités del gremio para la acción conjunta para lograr los objetivos”.

Pero con el fin de promover el crecimiento, las autoridades enfatizan en el rol de la innovación que puede convertir a Chile en un verdadero hotspot de innovación. “Hay distintos ámbitos de innovación y todo ellos pueden tener un impacto enorme para generar un crecimiento sostenible en un país como Chile”, cuenta Eduardo Bitran, vicepresidente ejecutivo de Corfo.

Por otra parte, la confianza en las instituciones surgió como otra de la materias en las que se debe trabajar de manera robusta, donde Chile junto a Uruguay se perfilan como los más adelantados en la región.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon