Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿En qué se basa el reajuste?

logotipo de Pulso Pulso 26-09-2016

Muchos de los lectores tendrán en su memoria alguna negociación de sueldo con su empleador. En aquella ocasión probablemente su jefe evaluó vuestro desempeño y ustedes pusieron su mejor cara para explicar lo productivos que fueron, quizá incluso hayan comparado su sueldo y desempeño con el de otros empleados similares de la empresa o de la competencia.

Para todos aquellos en que así son sus negociaciones de sueldo, las negociaciones de reajuste salarial del sector público no dejan de sorprender. Son tantas las personas involucradas que cuesta imaginar qué argumentos concretos se dan al interior de esas mesas de negociación, pues la diversidad de desempeños y cargos es tal que difícilmente puede primar alguna medida de productividad. Cuando se propone un reajuste de 7,5%, ¿es el reajuste que se cree que merecen los ministros, los auxiliares o el promedio? Seguro algunos se merecen más y otros bastante menos. Un amigo que trabaja en el Gobierno me decía que tenía sentimientos encontrados, porque encontraba que 7,5% de reajuste era mucho, pero le costaba no apoyar una medida que lo beneficiaba directamente.

Como es tan difícil encontrar justificaciones respecto a qué número exacto corresponde reajustar las remuneraciones del sector público, resulta muy atingente y útil un estudio de Rodrigo Cerda recientemente publicado en la revista del CEP. El economista toma datos de transparencia para 214.438 funcionarios de Gobierno y de la encuesta NESI y concluye que al comparar las remuneraciones de los empleados públicos con asalariados similares del sector privado, los primeros reciben sueldos 32% superiores. Sin embargo, el mismo economista señala que no todos los cargos en el Gobierno son mejor pagados que en el sector privado, por el contrario, las personas de mayor remuneración del sector público ganan menos que sus símiles del sector privado, lo que desincentiva la contratación de personas con alta calificación.

Es difícil justificar un número exacto de cuánto debiese ser el reajuste, pero lo que sí es claro es que si este no va a estar ligado al desempeño ni se basa en lo que ganan trabajadores similares en otros sectores, ¿qué impide pedir un reajuste alto?

*El autor es investigador Clapes UC (@jtvalente).


Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon