Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Está preparada la ciudad para los autos eléctricos?

logotipo de Pulso Pulso 12-08-2016 Efraín Moraga

Si bien la tecnología de los autos eléctricos se encuentra disponible hace tiempo, la ciudad aún tiene que desarrollar la política e infraestructura adecuada para impulsar este medio de transporte sustentable, que en otras urbes ha ayudado a la descongestión y a reducir los niveles de contaminación de manera considerable. 

Para 2020 se espera que el 10% del parque automotor a nivel mundial esté compuesto por vehículos eléctricos. El fabricante de autos eléctricos Tesla Motors informó recientemente que acelerará su producción para atender a la fuerte demanda por su próximo sedan masivo (Model 3), llegando a producir 500 mil de estos vehículos en 2018. Mientras, la semana pasada, Nissan estrenó dos prototipos de autos inteligentes, uno de ellos, eléctrico.

En nuestro país, la industria todavía es incipiente y hay menos de una decena de modelos que utilizan 100% energía eléctrica: BMW i3, BYD E6, Mitsubishi iMiev, y los Renault Kangoo, Fluence y Zoe. Según datos de Chilectra, se han instalado diez puntos de carga de vehículos eléctricos o electrolineras, los cuales se encuentran en las comunas de Santiago, Vitacura, Las Condes y Huechuraba.

Desde el punto de vista de lo que hace falta para potenciar el uso de este medio de transporte, Daniel Pavez, CEO de Voze, empresa que desarrolló el Soki, el primer auto eléctrico desarrollado en Chile y que ha dado la vuelta al mundo debido a lo innovador de su diseño, afirma que “se echa de menos el aporte del Estado en términos de poder generar ciertos subsidios o exenciones de impuestos que permitan que nuevas tecnologías, que evidentemente son más caras, puedan hacerse más populares”. 

En la industria también destacan la necesidad de crear una red de electrolineras que permita abastecer al creciente número de autos eléctricos que se espera que circulen por la ciudad en los próximos años. En ese sentido, María José Sáez, Brand Manager de BMW i, afirma que “lo que más hace falta es el apoyo de parte de los privados para la instalación de más puntos de cargas (electrolineras) para vehículos eléctricos en el país. Actualmente, sólo Santiago y Viña del Mar cuentan con estos puntos, lo que dificulta un traslado en distancias más largas”, sostiene. 

Infraestructura urbana

El desarrollo de una infraestructura urbana adecuada es otra de las claves a la hora de pensar en los desafíos de la implementación del auto eléctrico en la ciudad, puesto que de una correcta planificación dependerá que estos vehículos puedan transitar sin inconvenientes en la actualidad es hostil. 

Desde ese punto de vista, Carlos Piaggio, gerente de Infraestructura y Concesiones de la CChC, afirma que “esto debe ir aparejado con mayores inversiones en dotar a las ciudades con una mejor infraestructura urbana para que puedan absorber la incorporación del transporte eléctrico”. 

No sólo las calles se tienen que preparar para la entrada del automóvil eléctrico a la ciudad, sino que también los hogares de las personas deberán sufrir algunas modificaciones para permitir su uso, con garajes que permitan conectarse a la red eléctrica y remarcadores independientes para conectar automóviles, entre otros.

En ese sentido, Rafael Burmester, gerente general de Inmobiliaria Indesa afirma que “los inmobiliarios debemos hacernos responsables de satisfacer las necesidades que se les generarán a los usuarios de este tipo de vehículos, incorporando la tecnología y dispositivos necesarios para dar soluciones”, dice.

Como ejemplo, Burmester menciona la posibilidad de que en los garajes o estacionamientos el auto pueda conectarse a la red eléctrica, con remarcadores independientes para cargar los automóviles. “Esta podría ser una iniciativa innovadora dentro del mercado inmobiliario”, asegura el ejecutivo.

Ventajas de los eléctricos

Daniel Pavez, creador del Soki, sostiene que “los costos de operación de un vehículo eléctrico son muy inferiores a los de un auto tradicional, fluctuando entre los $5 y $10 por kilómetro, versus la operación de un auto tradicional que está alrededor de los $70 por kilómetro”.

Los vehículos eléctricos representan una seria ventaja frente a otros medios de transporte tradicionales, puesto que el costo energético para mover el automóvil es menor que los sistemas de combustión interna. En ese sentido, los datos de Chilectra aseguran que los precios de carga eléctrica completa se mueven entre los $1.500 y $4.500, dependiendo del modelo. 

Raúl Aldunate, fundador de Transelectric S.A, empresa pionera en la implementación de buses y camiones eléctricos, sostiene que otra de las ventajas de estos vehículos es que “poseen tracción eléctrica, lo cual implica que son muy suaves y que tienen muy pocas vibraciones, siendo muy superiores a los sistemas de combustión interna”. Aldunate asegura que “las tecnologías de las baterías están permitiendo almacenar y entregar suficiente energía para transformar a los vehículos eléctricos en un medio más competitivo y con mejor performance que un vehículo de combustión interna”, dice. 

Otra de las ventajas de la utilización de los autos eléctricos es su bajo costo de operación, lo que le permite posicionarse como un serio competidor frente a los más costosos autos de combustión interna.P 


Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon