Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Mejor productividad? Trabajemos cerca de casa

logotipo de Pulso Pulso 09-08-2016

El santiaguino promedio gasta 30 días al año en traslados desde su casa al trabajo, y viceversa. Por otro lado, cerca del 50% de los candidatos llamados a una entrevista de trabajo finalmente no aparece y el reclutador se ve obligado a buscar otra persona con urgencia.

Estos dos datos que en principio pueden parecer bastante disociados, dan cuenta de un problema que afecta tanto a las personas como a las empresas. Debido al desequilibrado y escasamente planificado crecimiento de Santiago, muchas zonas residenciales están muy alejadas de las comerciales, por lo que millones de personas deben recorrer grandes distancias para ir desde su casa a su trabajo, gastando hasta cuatro horas diarias arriba de un bus, que avanza en promedio a 40 km/hora (en horario peak), o esperando que pasen cuatro o hasta cinco trenes en una estación del Metro para poder subirse y llegar a su destino.

¿Las consecuencias? Personas con un alto nivel de estrés, congestión en las calles, extensos atrasos en la hora de llegada al trabajo cuando ocurre algún incidente que afecta al Metro o al Transantiago, aumento de las licencias médicas por estrés, todo lo cual impacta negativamente en la productividad de las empresas y la felicidad de las personas.

Claramente, no podemos reorganizar la ciudad, pero sí nos podemos reorganizar entre nosotros. Cada día se publican cerca de 2 mil ofertas de trabajo para el Gran Santiago. Lamentablemente, las empresas y los servicios de reclutamiento y selección generalmente no especifican en sus avisos en qué comuna se encuentra el puesto de trabajo que están ofreciendo, o bien indican información poco concreta. Los candidatos, por su parte, acostumbran filtrar constantemente las mismas comunas en sus búsquedas (principalmente del centro y zona oriente de la ciudad), olvidando que puede haber otros sectores de la capital que, si bien no concentran una gran cantidad de ofertas, perfectamente pueden tener algo que les interese.

Al seguir esta inercia las personas olvidan que pueden encontrar en su comuna, o en alguna adyacente, una oferta laboral que cumpla sus expectativas de la misma manera que aquella oportunidad que está a 25 kilómetros de su casa, en el otro extremo de la ciudad.

Si consideramos que cada día se realizan 2,5 millones de desplazamientos en buses por motivos de trabajo (25,7% del total de viajes diarios en Santiago), ¿cómo impactaría en el funcionamiento de nuestra ciudad, y de nuestras empresas, que al menos 20% de esos traslados sean dentro de una misma comuna, o a lo más hacia otra colindante?

Sí. Probablemente tendríamos una menor tasa de atrasos y horas laborales perdidas. Pero también las personas no llegarían cansadas ni malhumoradas a sus lugares de trabajo, no contaminarían a otros con su frustración, estarían mejor dispuestas a iniciar la semana, más atentas en sus tareas; su actitud sería más proactiva y propositiva, y asumirían las dificultades con una actitud constructiva y positiva.

¿Qué les parece si cambiamos el paradigma y comenzamos a buscar trabajo, y trabajadores, partiendo por la comuna donde vivimos o donde está nuestra oficina? Seguramente nos llevaremos más de alguna sorpresa.

*El autor es CEO y fundador de 4Talent.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon