Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

�C�mo queda Vald�s despu�s de mantener oferta inicial de 3,2%, pero con 19 d�as de paro?

logotipo de Pulso Pulso 18-11-2016 Miriam Leiva P.

Valparaíso.-“Esa cosa de ver (si hay ganadores o perdedores) como partido de fútbol no tiene mucho sentido. Esto fue una instrucción de la Presidenta que nosotros seguimos”, indicó el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, quien desestimó realizar una autocrítica respecto a lo ocurrido en las últimas tres semanas, donde hubo un paro extendido de los funcionarios públicos presionando por un aumento del reajuste que nunca subió y se mantuvo en 3,2%.

Pero si la autoridad no quiso evaluarse si lo hicieron los diputados con quienes Valdés negoció, conversó y se frustró en estos días. El balance tiene de ambos lados. Algunos consideran que quedó fortalecido porque se demostró que contaba con el respaldo de la Presidenta que no dio orden de modificar el guarismo, y se encumbró como el verdadero hombre fuerte del gabinete. Otros piensan que quedó lastimado para la próxima batalla del reajuste en 2017 en medio de las elecciones presidenciales, y que además obtuvo más responsabilidad dependiendo del cambio de gabinete que realice la mandataria. 

El jefe de bancada del PPD, (el partido de Valdés), Ramón Farías, realiza un equilibrio: “Este tema lo desgastó, pero también salió fortalecido porque no se movió de su responsabilidad fiscal. Además la Presidenta lo apoyó”.

Sus dardos apuntan más bien al comité político cuyos integrantes estuvieron ausentes en la conducción, en la estrategia, en las conversaciones y en la votación del proyecto de reajuste. Recuerda que el ministro del Interior, Mario Fernández, en el comité político cuando se abordó este tema no dijo nunca una palabra: “La conducción política de los residentes de La Moneda quedó al debe, nunca tomaron las riendas del asunto, y eso no es responsabilidad de Valdés”. 

Desde la perspectiva más de izquierda, el diputado Sergio Aguiló (IC) considera todo lo contrario: “Valdés quedó debilitado porque él definió el contenido del reajuste, los parámetros y los límites, todo. Entonces que duda cabe que llevó al Gobierno a la crisis política social más importante de este mandato. No puede hacer una negociación así en 2017”. 

En todo caso, no cree que sea el único herido pues advierte que los dirigentes del sector público no quedaron inmunes porque nunca aceptaron la propuesta de reajuste escalonado de otorgar mayor porcentaje a los sueldos más bajos.

Una postura similar, pero más a fondo, expresó el presidente de la Comisión de Hacienda, diputado Manuel Monsalve (PS), quien se resiste a mirar la dicotomía entre ganadores y perdedores. “Al menos quedó entero el ministro. Esas concepciones implican un ninguneo pues refleja nque Valdés decide y no la Presidenta. ¿Qué capacidad tenían Valdés o el comité político de cambiar la línea que había fijado la Presidenta?”, se pregunta. Además, recuerda que comentó a los funcionarios públicos  que acá hay una derrota del mundo laboral y de la izquierda, que no fueron capaces de resolver un problema que al final, fue solucionada por la oposición. 

Razón no deja de tener porque los votos de la oposición fueron claves para dar viabilidad al proyecto y el diputado Ernesto Silva (UDI) advierte que este es el primer paso del quiebre de la Nueva Mayoría (NM): “Está claro que la NM no es capaz de darle gobernabilidad al país y en eso la oposición entiende que también tiene un rol,  y lo va a cumplir”.

Respecto a Valdés la mirada se inclina fácilmente: “la posición del ministro queda fortalecida. Tuvo el apoyo de la Presidenta y logró que los ministros del comité político hicieran lo mínimo cuando a lo mejor muchos habrían cedido y habrían aumentado irresponsablemente el monto del reajuste”.

Y los hechos están confirmando esta tesis. Ayer se analizaba el Presupuesto en la Cámara de Diputados y se rechazaron menos partidas de las que esperaba el mismo Gobierno. Pareciera que la historia del reajuste no le hizo mella a Valdés.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon