Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

2016: el año en que triunfó lo improbable

logotipo de Pulso Pulso 10-11-2016 Catalina Göpel

Corría junio de 2015 cuando el empresario y figura televisiva anunciaba su candidatura a la presidencia de Estados Unidos. Algo que para expertos, analistas y líderes de opinión no era más que una broma de mal gusto si pensaban en la historia política de la mayor potencia global. 

“La campaña de Clinton tenía todo. Desde lo más sofisticado, el diseño, el grupo y un mensaje” señaló Diego Moya-Ocampos, analista de IHS Markit, y agregó que Trump, por su parte “no apeló a una metodología concreta en cuanto a estrategia electoral, sencillamente dirigía su discurso hacia distintas audiencias”. Un discurso que, según cuenta, movilizaba de acuerdo a convicciones, elementos de valor para el electorado y “a fin de cuentas vimos que la estrategia terminó siendo más efectiva”. 

Todo empezó a tomar forma en febrero de este año, cuando el inicio de las primarias evidenció algo que pocos esperaban. En los primeros meses, Trump arrasó en Estados como Illinois, Carolina del Norte y Misuri, consolidando su ventaja como candidato del Partido Republicano. Pero el verdadero punto de inflexión fue Florida, donde el magnate le arrebató a Marco Rubio, Senador de ese territorio desde 2011, el Estado conocido por ser un determinante en las presidenciales de ese país (lo fue en 2000 cuando George W. Bush superó a Al Gore por más 537 votos en ese territorio y finalmente obtuvo el triunfo). 

“Trump proponía un cambio radical, replantear el modelo, y fue tan efectivo que replanteó todas las estrategias electorales basadas en lo tradicional que habíamos visto hasta ahora, demostrando que es mucho más complejo que eso” destacó Moya-Ocampos. 

Más que una metáfora

La llegada de Trump a la Casa Blanca no es un hecho aislado. Su triunfo sobre Clinton con 279 electores versus los 228 de la demócrata, encuentran razón en el cisne negro. ¿De qué se trata? La teoría de los sucesos del cisne negro, desarrollada por el investigador estadounidense Nassim Nicholas Taleb, se refiere a la llegada de un acontecimiento de manera sorpresiva, generando un gran impacto fuera del ámbito y las expectativas cotidianas. Este se utiliza para disciplinas como ciencia, política, economía e incluso desarrollos tecnológicos. 

Así fue como a mitad de 2016, los británicos sorprendieron a través de un inédito referendo cuando decidieron que su lugar estaba fuera de la Unión Europea (UE). Meses antes las encuestas daban una amplia ventaja a la permanencia. En febrero de este año, el sondeo elaborado por Mail on Sunday, reflejó una superioridad de 15 puntos a la respuesta ‘no’ frente a la pregunta “¿debería el Reino Unido dejar la UE?”; 48% prefería mantener el statu quo, mientras que 33% se inclinaba por el ‘sí’ y solo 19% estaba indeciso.

Las últimas encuestas antes del plebiscito arrojaban resultados mixtos, pero el apoyo a continuar en la UE se imponía con 55% de los votos mientras que la opción del Brexit acumulaba 42%. 

Finalmente la alternativa de salida obtuvo 51,9% mientras que la permanencia tuvo 48,1%, las bolsas se desplomaron, la libra esterlina cayó a su máximo histórico en 31 años, y nadie lo entendía. ¿Hoy, qué pasa? Hasta ahora el divorcio oficial de los británicos con el grupo europeo no se ha concretado y como era de esperar, la administración de Theresa May ha enfrentado una serie de problemáticas para la activación de Artículo 50. 

Una referencia

“Su aparente insatisfacción con los efectos de la globalización, especialmente por parte de los trabajadores menos cualificados” sería según Adam Collins, analista de Capital Economics la principal razón para este tipo de fenómenos en la actualidad. “Es evidente que los gobiernos de las economías desarrolladas no han hecho lo suficiente para suavizar el golpe” añadió. 

Y es que el fracaso de los sondeos para el Brexit no fue la única sorpresa del año. 

El pasado 2 de octubre, contra todo pronóstico, los colombianos rechazaron el Acuerdo de Paz propuesto por el Presidente de ese país, Juan Manuel Santos y las Fuerzas Revolucionarias de Colombia (FARC). Tan sorpresivo fue, que el último sondeo dado a conocer días antes del plebiscito, daba 55% a favor del ‘sí’ y 36% en contra de la Paz. 

Para que el acuerdo fuera válido solo se necesitaba el voto a favor de 4 millones de colombianos e imponerse al rechazo, pero 220 mil muertos y millones de desplazados tras 1.600 días de diálogo en el conflicto armado más extenso de la región, no fueron suficiente para conmover a una población contraria a la impunidad tras años de dolor. 

“Los desfavorecidos por estos cambios han entrado en la política para intentar retroceder las medidas que piensan les han dañado”, dijo Calvin Jillson, académico de la Universidad Metodista del Sur de Texas, y agregó que “las elites se han visto atrapadas y las encuestas no lograron capturar esta angustia de clase la baja”.

Lo que viene

Con el Brexit, el ‘no’ en Colombia y la llegada de Trump a la presidencia de EEUU, solo queda preguntarse ¿qué viene ahora?

“Vienen las elecciones de Francia, las elecciones en Alemania, diversos procesos electorales en Europa, y por su puesto, el referéndum de Italia” mencionó Moya-Ocampos. El 4 de diciembre los italianos amenazarán las opciones de que su país sea el próximo en darle la espalda a Europa, y si bien el riesgo de una salida es realmente significativo a partir de ese evento, los resultados de la consulta política podrían determinar un nuevo llamado a votar que provoque la salida de Italia de la UE. 

Es de esperar que los partidos extremistas sigan tensionando el bloque en el Viejo Continente, con el Frente Nacional (FN) de Marine Le Pen en Francia y Alternativa para Alemania (AfD) de Frauke Petry, de cara a las próximas elecciones en ambos países, que podrán ofrecer una nueva réplica de un “cisne negro”, frente a una sociedad descontenta por la desigualdad e incapacidad de sus actuales líderes.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon