Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

A diez años de TLC con China: exportaciones representan un 6% del PIB chileno

logotipo de Pulso Pulso 30-09-2016 Pierina Bertoni

El 1 de octubre de 2006 entró en vigencia el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Chile y China, y desde entonces a la fecha, las exportaciones chilenas a ese país han crecido 279%.

Esta cifra refleja un proceso que sin embargo partió mucho antes de 2006, con las primeras rondas de conversaciones en la década de los 90. Este TLC con China representó en su momento el primer acuerdo comercial de este tipo que el país asiático realizaba con algún integrante de América Latina. Desde entonces, las relaciones entre ambos naciones se han consolidado, hasta lograr que en 2015 Chile realizara envíos por US$16.339 millones, lo que representa una tasa de crecimiento anual promedio en torno al 12%.

De enero a junio de este año, los envíos al gigante asiático alcanzaron los US$8.390 millones, lo que es un 2% más que en mismo período de 2015, cuando las exportaciones alcanzaban los US$8.251 millones.

Vale destacar que gran porcentaje de esto equivale a envíos de cobre, que durante el año pasado llegaron a los US$12.776 millones; mientras que los envíos no cobre alcanzaron los US$3.563 millones.

Dentro de este último rubro, destacan principalmente los alimentos, enfocados en las frutas.

De este grupo, las que sin duda se han visto más beneficiadas son las cerezas frescas: cuando partió el TLC, se realizaban envíos a China que alcanzaba a penas US$1 millón, sin embargo esta cifra ha crecido exponencialmente y en 2015 las exportaciones a China de cerezas llegaron a US$406 millones. Esto se debe, entre otras razones, a la mayor demanda que tiene el país por este fruto, que es consumido principalmente durante el año nuevo chino, pero también a que el arancel que mantiene China para este alimento es de un 10%, sin embargo para Chile y gracias al TLC, es de 0%.

Otro producto destacado es el vino tinto embotellado, que al inicio de este acuerdo registraba exportaciones por US$4 millones y que durante el año pasado llegaron a US$154 millones. El arancel que mantiene China para el mundo en este producto es de 14%, mientras que para Chile es 0%. Precisamente durante la última Chile Week realizada en China a inicios de septiembre, se firmó un acuerdo entre la marca sectorial Chile Wines y JD.com, uno de los principales portales electrónicos, para potenciar la venta de vino chileno en el sitio web.

La carne de cerdo también es uno de los productos principales que se envían a Chilna. Al inicio del TLC en 2006 prácticamente no se realizaban envíos de ese producto, pero durante 2015, estos llegaron a US$82 millones.

¿Cómo se explica este éxito?

El actual director de la Dirección General de Asuntos Económicos Internacionales (Direcon), Andrés Rebolledo, quien durante la tramitación del acuerdo fue parte de las negociaciones,  señaló la importancia de este TLC. “Aproximadamente el 25% de lo que Chile vende al mundo se destina al mercado de China, eso quiere decir que China de alguna manera implica el 6% de nuestro Producto Interno Bruto (PIB), esa es la importancia relativa de China para nuestro país. Un 6% es sin duda más que cualquier otro socio comercial”.

Otra persona que fue fundamental fue el actual ministro de Agricultura, Carlos Furche, quien en ese entonces era el director de la Direcon. Como  argumento de las buenas relaciones entre ambos países, recordó que “la tramitación formal del TLC se demoró sólo nueve meses, entre enero y octubre del 2005, mientras que las negociaciones entre Chile y Estados Unidos tomaron varios años y 14 rondas de negociaciones, lo mismo que con la Unión Europea, que tomaron casi 20 años y 20 rondas de negocios”.

Rodrigo Contreras, quien fue el jefe de Acceso a Mercados del TLC y también el negociador jefe de la Direcon para el TPP, reconoció que “cuando uno hace estas negociaciones se proyectan los posibles resultados, y el resultado que terminó siendo es bastante más positivo y alentador que el que pudimos anticipar. Tasas de crecimiento de 30% al año durante los tres primeros años y de ahí en adelante ha crecido de forma espectacular”.

Para el experto, “la gran clave de todo esto ha sido la negociación de los permisos sanitarios; uno puede tener un arancel cero, pero si no se tiene el permiso sanitario no se puede ingresar. En China es difícil conseguir los permisos, porque dan de uno a la vez, entonces hay que ser muy estratégico para ver cuáles ir consiguiendo de manera que den un tiraje a las exportaciones y eso ha sido muy bien gestionado, lo que permite crecer al sector agrícola”.

Hacia el futuro, Contreras señala que uno de los focos que se deberían explorar en la modernización del TLC, es el ahondar más en el sector de servicios e inversiones. “aAhora está la posibilidad de liberalizar más esto, y es algo que no se ha explotado con todo el potencial que se podría explotar”, asegura.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon