Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Académicos, autoridad e industria delinean desafíos de la tercera edad en Chile

logotipo de Pulso Pulso 24-11-2016 Cecilia Arroyo

Aunque los últimos estudios sostienen que los adultos mayores muestran un bajo nivel de pobreza por ingresos en comparación con otros segmentos, su empleabilidad, capacitación e inserción social y laboral presenta hoy importantes desafíos en términos de políticas públicas. 

Hoy los mayores de 65 años ganan 28% menos frente al ingreso medio para el total de ocupados y, a medida que aumenta la edad, más se incrementa el trabajo por cuenta propia. La tasa de participación laboral es especialmente baja para mujeres mayores de 60 años y el trabajo asalariado sufre una importante caída entre los ocupados mayores.

Datos relevantes en medio del panorama de envejecimiento e insuficiencia de pensiones que obliga a muchos a extender su vida activa. La situación fue expuesta ayer por el Centro de Políticas Públicas de la UC, autoridades y la industria de AFP, quienes desmenuzaron la realidad y preocupaciones frente a una tercera edad que aumenta en Chile más rápido que en países desarrollados. Entre 2020 y 2050 en Chile se duplicará la cantidad de mayores de 60 años, pasando de 3,2 millones a 6,4 millones. Al 2060, la población con entre 60 y 79 años llegará a un peak de 23%, mientras que un 10,3% tendrá más de 80 años. 

Para el investigador de la UC, Ignacio Larraín, un tema clave es la empleabilidad. Según el académico, se hace necesario promover un cambio cultural sobre las características, capacidades y aportes de las personas mayores a la sociedad; y de posicionarlas en el centro del diseño de políticas y programas que incidan en su calidad de vida. Ello, además de diseñar incentivos que ayuden a generar su reinserción y retención laboral. 

A este tema se sumó el asesor del Ministerio del Trabajo, Cristóbal Huneeus, al invitar a las empresas a revisar planes de retiro a los 65 años, considerando las capacidades físicas y experiencia de trabajadores plenamente activos a esa edad. La académica de la escuela de medicina de la UC, Alejandra Vives recalcó que es necesario definir la edad tope para trabajar y si esto será voluntario. En tal sentido, indicó que el sistema de pensiones tiene un desafío ya que muchas de las personas que deciden seguir trabajando, lo hacen por la necesidad de mejorar sus ingresos en el retiro.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon