Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Acciones y bonos volver�an a tener correlaci�n positiva

logotipo de Pulso Pulso 11-01-2017

“Fue lindo mientras duró”. Así comienza una nota de Bloomberg que explica que durante tres décadas se ha prolongado la baja correlación entre acciones y bonos, pero que aquella podría estar a punto de terminar. Al menos esa es la visión que tiene Sanford C. Bernstein & Co, que en un informe que envió a sus clientes detalla que la nueva era que estará marcada por una mayor inflación -o más volátil-, hará que las acciones y bonos regresen a la correlación positiva que habían mostrado desde 1763. De hecho, “la era de la inflación” es un término que tras el triunfo de Donald Trump ha ido tomando fuerza. De hecho, tras el triunfo del republicano, Bank of America Merrill Lynch tituló uno de sus informes: “La era de la inflación ha comenzado”.

Esto “requiere un cambio total en las hipótesis de los inversionistas”, apunta la agencia de noticias en su nota titulada “Olviden los 30 años de acciones y bonos divergentes, donde además señala que a pesar de las rentabilidades positivas de ambas clases de activos en los últimos años, las correlaciones han sido negativas, algo que sería históricamente inusual y que la firma de investigación atribuye a la disminución del nivel de inflación.

“Si la trayectoria de la inflación se fija para estar generalmente hacia arriba desde sus actuales niveles, entonces debemos esperar que esta correlación suba”, señalaron en el informe los analistas de Bernstein liderados por Inigo Fraser Jenkins. 

¿Las repercusiones? Menores rendimientos en ambas clases de activos es el panorama que habría desde ahora en adelante en bonos y acciones. De hecho, Bloomberg dice que “ahora no sólo los inversionistas tendrán más dificultades para diversificarse, sino que también tendrán que lidiar con la creciente volatilidad y una perspectiva de rendimiento ´notablemente inferior´ para ambas clases de activos”.

Esto está en línea con los comentarios de Bernstein. “Un posicionamiento de  60:40 en fondos pasivos que sólo incluyen acciones y bonos ha sido una gran propuesta durante los últimos 35 años (...) Estamos profundamente preocupados de que ahora esta propuesta podría ser una cartera de riesgo en los próximos 10 (años)”, señalaron. Con todo, Bernstein no es el primero que hace esta afirmación. La consultora de inversiones Research Affiliates dijo en octubre que son escasas las probabilidades de obtener un rendimiento anual de 5% con inversiones tradicionales en los próximos diez años.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon