Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

ADP: 27% de los seleccionados para cargos jerárquicos por concurso público son mujeres

logotipo de Pulso Pulso 10-01-2017 Miriam Leiva P.

Un avance importante han obtenido las mujeres en la posibilidad de acceder a cargos jerárquicos en el sector público. De acuerdo a los datos entregados por el Sistema de Alta Dirección Pública (ADP), en los últimos años las postulantes femeninas han obtenido más cargos en proporción a las postulaciones.

Es así como en 2016, 553 mujeres postularon a un cargo jerárquico de primer nivel -como directores de servicio-, representando un 15% del total de postulantes. Cinco de ellas lograron la vacante, equivalente al 16,1 % de los nombramientos. 

En cuanto al segundo nivel jerárquico -subdirectores o directores regionales-, hubo 2.823 postulantes de sexo femenino llegando a ser el 14,5% del total de candidatos, y 39 lograron el cargo representando el 25% de los nombramientos.

En los 13 años de funcionamiento del sistema de ADP, el 27% de los nombrados en cargos han sido mujeres, es decir, uno de cada cuatro cargos que se concursan a través de este mecanismo son obtenidos por alguien del sexo femenino. En total ha habido 2.366 nombramientos por parte de la autoridad, de los cuales 646 correspondieron a mujeres. 

Según los rangos de jefatura, en el nivel 1 hubo 103 nombramientos de mujeres, un 23% del total. Y en el nivel 2 fueron 543 designaciones logradas por mujeres, representando el 28,2% de todos los nombramientos.

Históricamente, en el primer nivel jerárquico  se han recibido 13.531 postulaciones de mujeres, lo que representa el 21 % del total. Y en el segundo nivel ha habido 67.099 postulaciones de mujeres, el 22,2% de todas las postulaciones.

Si se analiza por períodos de gobierno, en el primer mandato de la Presidenta Bachelet 181 mujeres lograron una jefatura vía concurso público representando un 29% de los nombramientos. En la administración de Sebastián Piñera, 257 mujeres ganaron estos cargos representando un 24% de los afortunados. Y en los tres años del segundo ciclo de Bachelet, 200 personas del sexo femenino han logrado un cargo jerárquico equivalente a un 24% de los nombramientos. 

En todas las mediciones las cifras, consignan desde la ADP, superan ampliamente las tasas de participación femenina registradas en el sector privado ya que según el estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), “Chile, liderazgo femenino en el sector privado 2015”, en nuestro país sólo el 6% de los CEOs y el 11,8% de los gerentes son mujeres.

“Para el Servicio Civil, estas cifras muestran un gran logro. Si comparamos los datos de la gerencia privada, es muy destacable que en nuestro país en uno de cada 4 cargos que se concursan a través de la Alta Dirección Pública sea nombrada una mujer”, indicó Rodrigo Egaña, director nacional del Servicio Civil.

Por edades, domina el segmento entre 41 y 50 años que representan el 36,9% de las mujeres que han sido nombradas en algún cargo jerárquico, seguida por el segmento entre 31 y 40 años (32,6%), y el de entre 51 y 60 años (26,9%). 

La mayoría de estas representantes proviene de la región Metropolitana (43,6%), seguido muy lejanamente por las regiones de Valparaíso (8,4%) y Biobío (5,6%).

 “Hay muchas mujeres que tienen las capacidades y las competencias para ejercer estos cargos y, en ese sentido, nuestra apuesta es que la ADP sea cada vez más considerada por hombres y mujeres por igual, como una opción laboral atractiva. De hecho, como Servicio Civil sabemos que también se requiere generar condiciones laborales que permitan conciliar familia y trabajo” comentó Egaña. 

Oficina en Chile

No obstante los esfuerzos que se realizan en el sector público para incorporar a cargos directivos a la mujer, en el sector privado esta situación aún está al debe. Tanto es así que nuestro país en el último Informe Global de la Brecha de Género 2016, figura en el puesto 70 de 144 países. 

Y se mira con detalle, en los subíndices las cifras son peores: figura en los últimos lugares, el 119 de 144, en el subíndice de Participación y Oportunidades económicas, donde se mide participación laboral femenina (figura en el lugar 92), brechas salariales de género (133), y barreras al ascenso a cargos ejecutivos o de mayor jerarquía (84), entre otros indicadores.

Es por esta razón que el país se sumó a una experiencia piloto llamada Iniciativa de Paridad de Género (IPG) que lideró el World Economic Forum (WEF) en 2012 con tres países México, Turquía y Japón, donde se pudo comprobar un cierre de 10% de la brecha de género en 3 años tras la aplicación de políticas específicas. En 2014 siguió con Corea del Sur y en 2016 sumó a Chile y al Banco Interamericano de Desarrollo, BID.

La iniciativa se lanzó en La Moneda a principios de diciembre y contempla la implementación de 10 medidas bien concretas en tres años, que van desde una campaña de sensibilización nacional para mitigar estereotipos hasta implementar un Sistema Nacional de Cuidado. Estas propuestas surgieron tras un año de trabajo den que un grupo interdisciplinario elaboró un diagnóstico completo sobre los obstáculos que enfrentan las mujeres para insertarse en el mercado laboral. 

La IPG en Chile tiene dos componentes, uno público liderados por los ministerios de Economía y Trabajo, y otro privado encabezados por el CEO de Telefonica, Claudio Muñoz, y Vivian Blanlot, directora de Antofagasta Minerals. En estos meses están concentrados en establecer las condiciones para incorporar a la mayor cantidad de empresas posibles para que adopten un compromiso medible en torno a reducir las brechas salariales entre hombres y mujeres -en Chile llega a 31,6% versus 16% de los países de la OCDE-; aumentar la participación laboral de las mujeres donde el país ha avanzado a 48,3% , pero aún bastante lejos de la media de la OCDE de 54,1%, y donde se sitúa en el octavo más bajo entre las 34 naciones. 

Y por supuesto, como tercer objetivo, mejorar el acceso de las mujeres a cargos de mayor poder de decisión, ya que las estadísticas aquí lo dejan en una débil posición: 50% de las principales empresas transadas en Bolsa (IGPA) tiene entre sus miembros a una mujer, o sea que sólo un 8% de los directores son mujeres; y de las empresas del IPSA, sólo el 33% tienen directoras, todos los gerentes generales son hombres, y sólo un 11% tiene gerentas de primera línea.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon