Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Allende reactiva su opción presidencial y provoca críticas del "laguismo" en el PS

logotipo de Pulso Pulso 08-09-2016 Jaime Sánchez

“Quiero agradecer a mis queridos diputados que han aceptado esta invitación a un desayuno que he convocado en mi condición de Presidenta del Partido Socialista”, señaló  la senadora Isabel Allende al término de la reunión que sostuvo ayer con un grupo de diputados de la colectividad en el Congreso.

Pese a sus dichos, en las filas  del PS no cabía duda que la cita no se trataba de una simple actividad institucional de partido, sino que ahora sí, estaba  actuando y hablando la candidata presidencial.

La cita, de hecho, se enmarca dentro del protagonismo que ha tomado el ex Presidente Ricardo Lagos dentro del partido tras su definición de competir en la próxima elección presidencial y sólo unos días después de que el ex mandatario se reuniera en una cena “privada” con parlamentarios de la tienda de calle París.

Al término del desayuno incluso, Allende señaló que “les he reiterado a ellos que está mi total disponibilidad para competir. Sin embargo, he reiterado que ésta no es una decisión personal, sino colectiva”.

Demasiado oficialista

Pero más allá de reiterar su disposición a competir, entre los militantes del PS llamó la atención, además, el hecho de que por primera vez Allende habría marcado distancia con el Gobierno. “Hay que entender que nosotros estamos jugando un rol, somos el partido de la Presidenta, la hemos acompañado y claramente hemos pagado algunos costos, tenemos un ministro en el comité político y sólo dos sectoriales”, aseguró la senadora por Atacama. 

Entre sus cercanos, se ha instalado la idea de que Allende está corriendo con una desventaja comunicacional respecto a Lagos, ya que como presidenta del PS, Allende n o ha podido jugar un rol más activo y crítico respecto a la contingencia política -como si lo ha hecho Ricardo Lagos-, tomando un papel que para algunos es “demasiado oficialista”.

Asimismo, quienes participaron ayer del desayuno comentaron que en la instancia se conversó la necesidad fortalecer o destacar las actividades que realiza Allende, tal como lo hace Lagos. En este sentido, se comentó que la parlamentaria se ha reunido en múltiples ocasiones con candidatos a las municipales o con parlamentarios, diligencias que han pasado desapercibidas.

La jugada de Allende, salpicó rápido los ánimos entre los “laguistas” del partido. 

Así entre quienes apoyan al ex mandatario criticaron que la presidenta del partido realice actividades de campaña, cuando ni siquiera ha transparentado que es candidata.

“Yo no he sido invitado a un desayuno con Isabel Allende”, aseguró el jefe de bancada del PS, Juan Luis Castro,  agregando que “organizar de inmediato una reunión para buscar apoyos”, fue jugar “al empate”, cuando aún tiene un rol institucional que cumplir.

Entre los diputados laguistas apuntaron, además, a que ha sido la propia Allende la que no ha querido tomar una definición en el tema presidencial complicando la posibilidad de que su nombre se instale en los estudios de opinión.

“Creo que si ella hubiese adoptado decisiones con mucha más antelación estaría en otra posición política”, manifestó el diputado de la colectividad Fidel Espinoza.

Entre quienes apoyan a Lagos se ha comenzado a levantar la tesis que de aquí a noviembre la opción del ex mandatario podría posicionarse definitivamente en el escenario electoral, en cuyo caso, no sería necesario hacer primarias al interior de la colectividad.

“Creo que cuando el PS pretenda tomar una definición después de las municipales (...) ya vamos a tener un candidato (...) que va a estar consolidado”, explica Espinoza.

Se activa la pugna presidencial

Pero la definición del ex Presidente Ricardo Lagos, no sólo movió los hilos al interior del PS. Su irrupción de lleno en el debate presidencial llevó a activar su rol público a otros  aspirantes a La Moneda, los que se han sumado al líder de la oposición  Sebastián Piñera, quien tras los dichos de Lagos aseguró que este era “un estímulo más que un disuasivo”.

Uno de ellos fue el líder del PRO, Marco Enríquez Ominami, quien tras una serie de cuestionamientos por supuesto financiamiento irregular había estado alejado de la esfera pública. Sin embargo ayer, a través de un comunicado publicado en su cuenta de Facebook, reafirmó que será candidato presidencial e hizo una defensa de las reformas emprendidas por el Gobierno. “Creo en esas reformas porque estoy comprometido con la justicia social y con los derechos sociales. Pero también creo en las reformas porque sé que el país necesita volver a crecer y porque el camino de depender de las exportaciones del cobre y otras materias primas no nos llevará al lugar donde queremos estar”, planteó.

Asimismo, en el marco del lanzamiento de las candidaturas municipales de la NM, el senador Alejandro Guillier, otra de las cartas que maneja el bloque, llamó al conglomerado a definir “si tenemos vocación de seguir juntos, ¿y qué nos une? Un programa”. El parlamentario agregó que “teniendo eso, vamos al tema presidencial y se va a tener que resolver en un sistema de primarias, porque la ciudadanía tiene que resolver, no las cúpulas”.

Las declaraciones de Guillier, se dan en medio de la molestia que existe en su círculo cercano por las publicaciones mediáticas que aseguraban que el parlamentario bajaría su candidatura si Lagos aceptaba competir, declaraciones que dicen fueron sacadas de contexto y que Guillier no está dispuesto a entregar un cheque en blanco a nadie.

Otra figura que ha salido al paso del ex Presidente es el hoy agente de Chile ante La Haya, José Miguel Insulza, quien también manifestó su disponibilidad para asumir el desafío. 

Sus declaraciones sin embargo, le han traído algunos cuestionamientos incluso desde el  propio PS, por la incompatibilidad de su cargo con una candidatura. Ayer el canciller, Heraldo Muñoz aseguró que es “incompatible” ser agente de Chile ante La Haya y candidato a la vez, remarcando que Insulza “aún no es presidenciable”.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon