Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Antonieta Mendoza, madre de Leopoldo López: "Su libertad pasa primero por la libertad de Venezuela"

logotipo de Pulso Pulso 23-12-2016 Catalina Göpel

Mientras el régimen de Nicolás Maduro intensifica las medidas represivas en una Venezuela con una inflación por el cielo y la escasez calando cada vez más profundo en la población, Antonieta Mendoza, madre de Leopoldo López, el líder opositor más emblemático de la historia reciente en ese país, no pierde las esperanzas. Su hijo, quien cumple una condena de 13 años y nueve meses en Ramo Verde, una cárcel en las afueras de Caracas, sigue luchando por la liberación de los venezolanos opositores al gobierno. López está aislado en una celda, de la cual lo han movido un sinnúmero de veces, para que no tenga contacto con ninguno de los reclusos que ahí cumplen sentencia. Su madre reconoce que han sufrido maltratos, pero que el espíritu del líder político se encuentra más vivo que nunca. 

¿Cuál es la situación actual de Leopoldo al interior de la celda? 

-Leopoldo ya cumplió más de mil días tras las rejas de una cárcel militar. De ese tiempo ha pasado más de la mitad aislado, sin recibir visitas que no sean de sus familiares directos o abogados, sin poder realizar llamadas telefónicas, sin que se le respete el derecho a la correspondencia e incluso sin poder hablar ni compartir con los otros presos que con él comparten la prisión de Ramo Verde.

¿Cómo se encuentra emocionalmente? 

-Lo tienen en un piso completamente solo, sin contacto con otras personas que no sean sus custodios. Sin embargo, a pesar de todas las dificultades, Leopoldo está muy bien de ánimo, cada vez más fuerte y aferrado a sus principios y convicciones democráticas. Él está plenamente consciente de que el objetivo de la dictadura es quebrar su espíritu de lucha para sembrar mayor desesperanza. 

¿En este tiempo su hijo ha sido víctima de torturas, maltratos ya sea físico o psicológico? 

-Leopoldo y nuestra familia sufrimos maltratos todos los días por parte de la dictadura. El aislamiento de Leopoldo es un maltrato psicológico continuo, de igual forma lo son las requisas a las que sus familiares somos sometidos cuando intentamos visitarlo y que atentan contra la dignidad de cualquier persona. Lilian, su esposa, y yo, su madre, hemos tenido que desnudarnos ante los ojos de los guardias para que se nos permita hablar con Leopoldo, apenas algunas horas a la semana. Incluso en una oportunidad el oficial director de la prisión ordenó a su tropa lanzar excremento humano envuelto en bolsas plásticas a la celda de Leopoldo. A ese nivel llega el maltrato de la dictadura.

¿Cómo se siente usted frente a la situación de Leopoldo?

-Como toda madre que tiene a un hijo injustamente preso puede sentirse. Sin embargo, Leopoldo, a pesar de vivir directamente y en carne propia el abuso de una dictadura perversa, ha sido un apoyo fundamental para mí y para toda nuestra familia al momento de no abandonar la lucha por la justicia. Pareciera increíble pero es cierto: es Leopoldo quien nos anima a todos a no darnos por vencidos; su energía y voluntad son incuestionables.

¿Cada cuánto puede visitarlo?. ¿Quiénes integran ese régimen de visitas?

-Los fines de semana se permiten visitas familiares en la prisión de Ramo Verde. Durante esos días Lilian, mis nietos y yo lo visitamos. No obstante, muchas veces no se nos permite verlo sin que medie alguna razón aparente. De hecho, muchas han sido las veces que nos ha tocado regresarnos a la casa sin poder ver a Leopoldo. Los días de semana se permiten visitas para el equipo legal, pero son sometidas al mismo azar que rige a las visitas familiares.

¿Ha notado un deterioro en su hijo?

-No, ningún deterioro, al contrario, la voluntad de lucha por el cambio pacífico y democrático en Leopoldo no sólo está intacta sino que cada vez más fuerte. Han pasado más de mil días desde que la dictadura apresó a Leopoldo, y a pesar de todos sus intentos por quebrar su voluntad de lucha, no han podido ni podrán, hagan lo que hagan.

¿Qué expectativas hay para su salida de la cárcel?

-La libertad de Leopoldo será el resultado de la libertad de todo un país que hoy sufre la peor crisis que haya vivido en toda su historia; no hay alimentos, no hay medicinas, la inflación se come el poco poder adquisitivo y la represión sistemática y despiadada de la dictadura contra un pueblo indefenso avanza.  Leopoldo siempre ha tenido claro que su libertad pasa primero por la libertad de Venezuela

¿Cree que el apoyo de la comunidad internacional ha sido tibio y llegó la hora de golpear la mesa?

-Muchos actores internacionales de peso han sido receptivos con Venezuela. En lo que toca a los presos políticos, y en especial a Leopoldo, innumerables han sido los pronunciamientos recibidos. Sin embargo, la respuesta de la dictadura ha sido la única que una dictadura puede dar: negarse a respetar hasta el más elemental derecho humano.

Hace un año usted dijo que un triunfo de la oposición cambiaría al país. Desde afuera se ve que todo está igual. ¿Qué pasó?

-En diciembre del año 2015 el pueblo venezolano dio una muestra palpable de su voluntad de cambio al elegir candidatos de la alternativa democrática para ocupar dos tercios de la Asamblea Nacional. Electoralmente, la dictadura fue derrotada. Sin embargo, la tozudez criminal de la elite gobernante se manifestó, decidieron no hacerle caso al mandato popular. Venezuela hoy lucha contra una dictadura que ha violado y conculcado el derecho al voto del pueblo soberano.

Desde el comienzo, Lilian Tintori ha tomado un rol protagónico en la lucha. ¿Cómo está ella?

-Lilian es una mujer valiente a la que admiro muchísimo. A ella le ha tocado el difícil rol de ser madre y padre al mismo tiempo en la ausencia forzada de Leopoldo, y esa labor la ha asumido no sólo con el amor incondicional de toda madre, sino además con la entrega y el compromiso ciudadano a una causa libertaria. Lilian se ha entregado por completo a hacer visible ante Venezuela y el mundo la existencia y el dolor de todos los presos políticos venezolanos, de todos, sin distinción. 

La crisis se ha acentuado, ¿cómo ve el futuro del país?

-Venezuela sufre la peor crisis de su historia. Caos, empobrecimiento y represión son palabras que están a la orden del día. Pero al mismo tiempo, a pesar de los pasados 17 años, a pesar de todo el poder acumulado por la dictadura, a pesar de querer imponer el miedo y el terror, en Venezuela existe un pueblo cada vez más convencido de la necesidad de un cambio urgente.

Con respecto a las medidas que ha tomado Maduro, ¿hasta cuándo puede Venezuela? 

-El desprecio que la dictadura siente por el pueblo venezolano no tiene limites. Con la decisión del cambio de billetes se afectó a todos los venezolanos, pero quienes más sufrieron y sufren aun por tamaña irresponsabilidad son los más pobres y los no bancarizados. El resultado ha sido catastrófico: negocios saqueados, ciudades militarizadas y terror en las calles. Leopoldo lo dijo muy claro: es un deber político, histórico y moral derrotar la dictadura.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon