Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Argentina de Macri sigue apostando por validar recuperación de su economía

logotipo de Pulso Pulso 13-09-2016 Catalina Göpel

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, sigue determinado a sacar al país vecino de la larga recesión económica en la que se encuentra, tras la herencia recibida tras 12 años de administración kirchnerista que dejó a los argentinos en 2015 con un registro récord en las últimas décadas de déficit fiscal alcanzado el 7% del PIB. En este contexto, esta semana lleva a cabo en Buenos Aires una gran cumbre empresarial (ver nota relacionada) que busca atraer a inversionistas de todas partes del mundo.

Pero ¿cuáles son las tareas y desafíos más urgentes que deberá enfrentar el equipo Macri en el camino del tan ansiado despegue económico?

En primer lugar destaca el tema impositivo. “Argentina tiene una presión tributaria muy alta, y eso es más complicado de resolver, va a llevar su tiempo, porque no solamente tiene el problema nacional, sino que también los gobiernos locales que van a tener que modificar algunos impuestos y esa es una traba muy grande. Además de la inflación”, señaló Fausto Spotorno, economista jefe de la consultora Orlando Ferreres y Asociados.

Desde diciembre pasado, Macri no ha perdido tiempo en diseñar políticas orientadas a lidiar con los múltiples desequilibrios económicos. Y pese a que las cifras siguen siendo negativas para Argentina, al tiempo que el plan de recuperación apunta a que podrá salir de la recesión a fines de este año, es que analistas destacan que ya se han conseguido avances en importantes aspectos. 

“La política monetaria ha mostrado una extraordinaria habilidad para regularizar el funcionamiento del mercado cambiario”, dijo Spotorno. 

Además desde mayo pasado, los CDS de Argentina han caído un 13% quedando en 372 puntos, aunque así se ubica como el segundo país más riesgoso en América Latina, después de Venezuela. 

Por otro lado, si bien la actividad económica argentina cayó 1,3% en el primer semestre versus el mismo periodo del año anterior, y en julio se contrajo 4,3% interanual y el desempleo se ubicó en 9,3%, mientras que la producción industrial se hundió un 7,9%, la confianza se refleja de otra manera.  

Una nota publicada en el medio El Cronista, destacó que hoy en la cartera de JP Morgan, Argentina pesa más que Chile, Perú y Colombia. A raíz de la caída del riesgo soberano es que el trasandino se convirtió en la octava economía emergente con 4% de participación en la cartera de la firma estadounidense. 

Otro ejemplo que muestra el apetito y la confianza de extranjeros por el país vecino es que administradores nacionales como Moneda Asset y LarrainVial han creado fondos de inversión específicos para operar en ese mercado de capitales. 

Aires de recuperación

“La reducción del gasto permitirá aliviar la deuda estatal que ha crecido en los últimos ocho meses y, asimismo, aliviar el déficit fiscal que está ahora cerca del ocho por ciento del PIB” destacó Alberto Benegas Lynch, presidente de la sección ciencias económicas de la Academia Nacional de Ciencias en Buenos Aires.

Por estos días, los expertos coinciden que para 2017 la economía trasandina finalmente retomará la senda del crecimiento, y las proyecciones coinciden que 2016 cerrará con una caída de un 1%, mientras que para el próximo año las expectativas están cercanas al 3,2%.

“Argentina va a comenzar a crecer a fines de este año”, señaló Christopher Sabatini, economista experto en Latinoamérica y académico de la Universidad de Columbia, pero si bien a su juicio el despegue, no será de manera homogénea ni simultánea, hay sectores como el agropecuario, donde en reactivación ya se perciben los esfuerzo realizados por el Banco Central por controlar la evolución de los precios.

Pero el contexto internacional también se ha transformado en una ventana de oxígeno para la recuperación de Macri.  

“Una recuperación de Brasil entregará un fuerte alivio al proceso económico que enfrenta Argentina” señaló Erich Arispe, analista de Fitch Ratings para América Latina.

Si bien la economía brasileña permanece estancada, los precios han bajado y la confianza sobre el país se ha visto reflejada en un alza en la bolsa luego de la realización del impeachment que determinó la salida definitiva de Dilma Rousseff del Gobierno. Y según el experto de Fitch, ”un triunfo en la fijación de un límite para el gasto fiscal del nuevo mandatario, Michel Temer, podría impulsar fuertemente al país, y sus efectos en la región”. 

Sin embargo, el freno a una serie de medidas como el alza de las tarifas en la energía y la luz, no solo han sido un duro golpe en las gestiones legislativas para Macri, ya que según la última encuesta Ipsos Argentina, la aprobación a su gestión para julio alcanzó 46%, bajando por primera vez en nueve meses la barrera del 50%. 

“No se puede pedir a la sociedad un sacrificio permanente. Si a final de año comienzan a verse los resultados la imagen presidencial se recuperará” dijo Ignacio Labaqui, analista senior de Medley Global Advisors. 

Hacia el futuro, octubre de 2017 será clave para Macri, ya que un tercio del Senado y la mitad de la Cámara Baja van a las elecciones municipales, por eso necesita resultados sobre todo en el ámbito de las inversiones, para demostrar su supremacía en el Gobierno, y que las medidas que en algún momento fueron dolorosas, generaron los resultados tan ansiados para la economía trasandina.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon