Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Aswath Damodaran: "Los bancos centrales están locos. Continúan bajando las tasas a niveles que no existen"

logotipo de Pulso Pulso 02-09-2016 Francisca Guerrero

Realismo es el concepto que destaca Aswath Damodaran a la hora de analizar la situación actual de los mercados y la economía. Para el profesor de Finanzas de la Escuela de Negocios de la Universidad de Nueva York, los inversionistas no entienden cuál es el foco cuando se concentran en qué decidirá la Fed, porque asegura que ni el banco central de EEUU, ni sus pares están en control del proceso. Realismo que también recomienda a los chilenos. “Son un país pequeño”, afirma el economista y experto en mercados bursátiles, situación que desde su punto de vista limita nuestra capacidad de diversificación y nos deja siempre vulnerables. ¿Qué queda por hacer? La política debiera ser ahorrar en los buenos tiempos, porque los malos vendrán sí o sí.

Hemos visto a los mercados de EEUU en rally por años, ¿su buen desempeño obedece a una economía global fuerte o a las bajas tasas de interés en el mundo desarrollado?  

-Por las bajas tasas de interés, eso ha sido todo el tiempo. Inviertes en acciones y consigues 1,5%, 1% o 0,5%. Si inviertes en bonos obtienes menos que invirtiendo en acciones. Este es un mercado que ha estado creciendo en gran parte por el flujo de dinero. 

Uno de los peligros que enfrenta el mercado es que el flujo de dinero está creciendo muy rápido y que en algún momento las empresas estadounidenses van a retirar el flujo de caja. 

¿Qué peligro representa el largo período de tasas bajas?

- No hay un peligro especial por ese lado. Los mercados en general siempre son riesgosos, porque las tasas pueden ir en una dirección y el crecimiento en otro, eso siempre ha sido así. Por lo tanto, no creo que nada específico en esos dos factores pueda generar un riesgo particularmente importante en relación a lo que solía ser cinco años atrás. 

El único riesgo que veo es el hecho de que las compañías estadounidenses en su conjunto  están devolviendo más efectivo de lo acostumbrado.

En ese contexto, ¿le parece apropiado el manejo de la tasa de interés por parte de la Fed?

- Mi sugerencia es que dejemos de hablar de la tasa de interés, no debiera ser algo que preocupe a los inversionistas. Durante los últimos cinco años cada vez que hablamos de acciones, donde quiera que vaya, la gente me pregunta por las tasas de interés y eso me sugiere que se ha perdido el foco. ¿En relación a qué están bajas las tasas?, ¿en cómo solían estar? Vivimos en un mundo diferente, con baja inflación y bajo crecimiento, por lo que las tasas deben estar bajas. Esa noción de que las tasas de interés están inusualmente bajas en comparación a cómo estaban 10 años atrás, me sugiere que los inversionistas no están entiendo la razón de porque las tasas de interés están bajas. La noción de que los bancos centrales controlan las tasas de interés es errada. Las tasas están bajas y creo que permanecerán bajas, no van a volver a lucir como antes. 

Entonces, ¿no espera que un nuevo aumento de la tasa de interés vaya a implicar un movimiento importante en los bonos del Tesoro?

-Cuando hablan de un alza en la tasa se refieren a un alza de la tasa de interés de la Fed, pero lo cierto es que la Fed no controla la tasa de interés a largo plazo. Entonces, cuando hablas de un alza tiene que venir de la mano de un aumento en el crecimiento y la inflación, eso es lo que también produciría un cambio en el flujo de dinero. Les estamos dando a los bancos centrales un poder que no tienen. 

A pesar de esto, el Banco Central Europeo y el Banco de Japón, ambos con tasas negativos, están preocupados por el desbalance que podría generar el alza de tasas de la Fed… 

-Los bancos centrales están locos, perdieron por completo el poder del proceso. Continúan bajando y bajando las tasas hasta niveles que simplemente no existen. El hecho de que las tasas estén negativas significa que los bancos centrales no tienen poder.

El poder que ostentan viene de la percepción que tenemos respecto a que sí tienen poder, pero hemos descubierto que no es así. Los bancos centrales no pueden transformar el bajo crecimiento en alto crecimiento. El crecimiento tiene que venir desde abajo, desde la creación de nuevas compañías, del optimismo. Los bancos centrales no pueden hacer a la gente más optimista, sólo se consigue con la percepción de que hay esperanza y que habrá más crecimiento futuro. 

¿Políticas fiscales sí podrían contribuir a una percepción más optimista?

-Los gobiernos tratan de que la gente se sienta más optimista, pero hemos aprendido durante la última década que ni los gobiernos ni los bancos centrales tienen el poder de mejorar las expectativas. Si se está en recesión no hay una receta mágica para entrar en la recuperación. En la crisis de 1932 y en la de 2008 pensamos que serviría la solución del gobierno, con más gasto fiscal, y la de los bancos centrales, con bajas tasas de interés, pero lo cierto es que la situación mejoró gracias a que la gente comenzó a estar más optimista, lo que puede coincidir o no con más gasto fiscal o con tasas que bajan.

Hace un años todos estaban preocupados por China pero ahora las cosas lucen mejor, ¿cree que esta estabilización tiene fundamentos sólidos?

-Ahora somos más realistas respecto a China. Diez años atrás su crecimiento era de dos dígitos y podía ser de ese modo, porque en ese entonces era la quinta economía mundial. Hoy es la segunda mayor economía del mundo y no hay absolutamente ninguna posibilidad de que siga creciendo a los niveles que vimos antes. 

Me sorprendería mucho que se mantenga creciendo a 5% durante los próximos 10 años. No porque sea una economía plana, sino porque es una economía muy grande.

Todos tenemos que ser más realistas sobre China, de lo contrario nos vamos a seguir sorprendiendo. 

Entonces, ¿hace una positiva evaluación del momento actual de la economía china?

-No tenemos idea de lo que está pasando en China, es la economía más opaca del mundo. No confío en un solo número que sale de China, no confío un ni una sola palabra de las autoridades respecto a la economía, porque para su supervivencia política necesitan que la economía luzca bien.  

¿Entonces no recomienda invertir allá pese a la reciente estabilidad?

-Jamás recomendaría invertir en China. Yo no invertiría porque las reglas son injustas, si estás compitiendo contra una empresa china las reglas están en contra tuya. Las compañías van a China con muchas expectativas, pero terminan aceptando reglas injustas sólo porque quieren estar en ese mercado. 

No es algo que recomendaría, no me gusta su economía, el mercado, el gobierno, prácticamente no me gusta nada de China. 

¿Cómo ve a los commodities?

-Esto está muy relacionado con China, porque de ahí provenía la fuerza que impulsó sus precios desde 2000 hasta 2013. Ya no vas a tener un empuje de esa magnitud, por lo que no va a pasar que los precios vuelvan a esos niveles. China fue un fenómeno temporal.

¿Qué pasa entonces con países como Chile?

-Es algo que no está bajo su control. Pueden tener las mejores políticas económicas del mundo, pero la economía de Chile va a sufrir si los precios del cobre caen. Cuando todo está concentrado en un solo factor que no está bajo tu control, tienes que manejar el país bajo la presunción de que vas a tener días buenos y días malos; por lo tanto, si los precios del cobre están altos tienes que guardar dinero para cuando sus precios estén bajos. Eso es algo que deben considerar individuos, compañías y países.

A más largo plazo, ¿la diversificación económica es la salida?

-Eso puede ser válido para inversionistas, pero no creo que funcione para todos los países. Ustedes no son China, no tienen miles de millones de consumidores que tiene China como para crear una economía basada en el consumo. Son un país pequeño con una población reducida y no hay salida al respecto. Pueden buscar alternativas pero es difícil que algo supere al cobre, por lo que siempre van a estar expuestos. 

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon