Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Bachelet cierra Año de la Productividad y llama a incluir a los rezagados del desarrollo

logotipo de Pulso Pulso 06-12-2016 Lucy Aravena L.

La Presidenta de la República, Michelle Bachelet, cerró ayer el Año de la Productividad -como fue definido por el Gobierno el año 2016-, con la inauguración de la conferencia internacional “Productividad y Crecimiento inclusivo”, organizada por el Ministerio de Economía, el Banco Interamericano del Desarrollo (BID) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

En la oportunidad, la mandataria recalcó que la productividad, el crecimiento y la inclusión son dimensiones indisociables, que forman parte de las brechas que limitan el desarrollo de los países latinoamericanos. “Sin equidad e inclusión, nuestro desarrollo está destinado a tener pies de barro; corre el peligro de ser efímero o ilusorio. Y la historia presente se ha encargado de recordar lo que debiera ser una evidencia: alcanzar el desarrollo es alcanzar un nivel de bienestar que es experimentado en forma equitativa”, enfatizó.

Recordó que Chile propuso que la productividad y el crecimiento inclusivo fueran los temas de la Cumbre Ministerial de la OCDE este año, pero que ambos conceptos para algunos fueron en algún momento considerados como contradictorios. “Lo propusimos mucho antes del Brexit y mucho antes de los últimos acontecimientos políticos en varias partes del planeta. Estábamos convencidos que la globalización era un elemento importante, que el libre comercio ha sido algo esencial en el desarrollo económico en Chile, pero que podían quedar sectores rezagados, de los cuales había que hacerse cargo, compensarlos y buscar cómo ellos también podían sumarse al desarrollo”, aseveró la Jefa de Estado. En ese sentido, estimó que lo que ha sucedido en muchas partes del mundo demostró que lo que “nosotros postulábamos es efectivamente así”. 

Ministros de Economía

Tras la intervención de la mandataria, los ministros de Economía de Argentina, Francisco Cabrera, de Perú, Bruno Giuffra, y de Chile, Luis Felipe Céspedes, abordaron los desafíos en materia de productividad. 

El representante argentino consideró que como la economía de ese país estuvo tan cerrada los últimos años “no queda más que nuevas oportunidades de crecimiento, que seguramente van a ser mayores que de la región” producto de su nuevo proceso de integración con el mundo. 

En tanto, la autoridad peruana señaló que están avanzando en un proyecto de digitalización de las empresas, porque “ya se está viviendo la cuarta revolución industrial en el mundo (...) El impacto de ser un analfabeto digital es enorme para efecto de la productividad en los próximos años”. Además, resaltó como una oportunidad el comercio con China ante la posición del presidente electo de EEUU, Donald Trump.

Mientras, el ministro Céspedes estimó clave generar condiciones para democratizar el emprendimiento y la innovación a través de iniciativas, como Escritorio Empresa, que permite la simplificación de trámites para todos los empresarios.

Valdés

Finalmente, el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, afirmó que el país tiene como doble reto aumentar la productividad y reducir la desigualdad, lo que son tareas de largo plazo, por lo que “hay que perseverar” ya que los resultados “no se ven de un día para otro”.

Puntualizó que se enfrenta “un panorama complejo, con un crecimiento bajo, con muchos riesgos, con un desempeño global muy sub par, con baja inversión en el mundo, tasas de desempleo que se mantienen elevadas en algunas partes”, por lo que incluso en varios países se ven dinámicas políticas completamente inesperadas. Ante lo cual, advirtió que “el populismo se ofrece en varios sabores, pero todos incluyen una promesa de llegar a la meta casi sin esfuerzo. Eso es sólo un espejismo: sólo con trabajo se progresa y también con medidas que van más allá de lo económico o financiero, pero que inciden fuertemente en los resultados” como la lucha contra la corrupción y mejoras en los niveles de confianza.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon