Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Barreras no arancelarias en mercados de exportación

logotipo de Pulso Pulso 08-08-2016

Los compromisos multilaterales y la multiplicación de acuerdos comerciales bilaterales y plurilaterales, han traído como consecuencia la rebaja sustantiva de los aranceles que pagan las importaciones en el mundo. De acuerdo al Banco Mundial, las tasas arancelarias promediaron en 2012 solo 2,9%. No obstante, simultáneamente hemos podido constatar un aumento en la variedad y frecuencia del uso de otro tipo de medidas que han significado en la práctica nuevos obstáculos a la fluidez del intercambio en el comercio. Probablemente la baja de aranceles y el menor crecimiento económico explican el aumento de barreras no arancelarias; el efecto ha sido un freno y una limitación al comercio internacional.

En un reciente “Catastro de barreras no arancelarias” detectamos 139 medidas de este orden que enfrentan los productos chilenos. Es necesario entonces plantearnos que para mantener la dinámica de crecimiento de nuestros envíos, se requiere abordar esta situación y contar con información actualizada.

Las medidas detectadas no responden solo a definiciones de política comercial, tales como procedimientos asociados a licencias de importación, contingentes arancelarios o instrumentos de defensa comercial. Lo que se observa es un abanico cada vez más amplio y complejo de abordar, puesto que en muchos casos aquellas medidas responden a definiciones vinculadas a objetivos de políticas públicas internas de los países. En esta categoría se encuentran disposiciones asociadas a la inocuidad y sanidad de los alimentos, otras referidas a aspectos medioambientales o laborales, y también las que dicen relación con la protección de la propiedad intelectual.

Las barreras no arancelarias aumentan los costos de transacción y constituyen impedimentos importantes a las cadenas globales de valor en el comercio internacional que contribuyen a aumentar la productividad, la competencia y la innovación en los países que se integran en el mundo como estrategia de desarrollo.

En este contexto es necesario que los acuerdos comerciales incorporen progresivamente disposiciones que permitan implementar medidas alineadas con legítimos objetivos de política pública, previendo que estas medidas entorpezcan de manera arbitraria e innecesaria el comercio internacional. El resultado lógico será mejorar las posibilidades de mayor integración.

Este camino ya muestra logros relevantes y se visualiza una reducción sustantiva de las barreras no arancelarias entre países miembros de acuerdos comerciales, a diferencia de lo que ocurre en países que no son parte de esos acuerdos. Los estudios indican que los acuerdos comerciales con una cobertura temática amplia, impactan positivamente en las exportaciones de los países miembros.

En este sentido, el Acuerdo Transpacífico (TPP) es el ejemplo más reciente y completo de un conjunto amplio de prácticas vinculadas al comercio de bienes, servicios e inversiones, que minimizan los obstáculos al comercio entre los socios. El adecuado conocimiento de los problemas que enfrentan nuestros exportadores en sus mercados, contribuyó de manera importante a construir y diseñar las propuestas que Chile presentó en la negociación del TPP.

Debemos avanzar en la modernización de los acuerdos vigentes, para que respondan de manera eficaz a los desafíos de la evolución del comercio internacional. La eliminación de las barreras no arancelarias es vital, porque el propósito final de los esfuerzos de inserción competitiva de Chile en el mundo es que los tratados o acuerdos que se suscriban, colaboren de manera efectiva al crecimiento económico, al aumento del empleo y al mejoramiento de los indicadores de desarrollo de nuestro país.

*El autor es director general de la Direcon, Ministerio de Relaciones Exteriores.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon