Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Barrios comerciales buscan hacer frente a los malls a través de un trabajo unificado

logotipo de Pulso Pulso 11-11-2016 Paula Núñez

Barrio Italia, San Diego, Pomaire y Lastarria son algunos ejemplos de espacios que se han transformado en polos comerciales, en la era en que en Chile los malls representan un ratio de 22,2 m2 por cada 100 habitantes, uno de los más altos de la región. Por ello, se hace indispensable repensar la forma en que se desarrollan los barrios comerciales, aseguran expertos.

Históricamente, estos se han desarrollado de manera libre, sin entidades que permitan acciones conjuntas. Sin embargo, para fomentar su competitividad frente a los centros comerciales, el Ministerio de Economía y el Ministerio de Vivienda y Urbanismo trabajan en el programa de Fortalecimiento de Barrios Comerciales, que busca impulsar el crecimiento y desarrollo sostenible de estas unidades, apoyando a proyectos asociativos en comunidades de pequeños negocios y comercio local. 

Como punto de partida se eligieron 66 sectores a nivel país, entre ellos, Patronato, en Santiago; el barrio Estación en Temuco; Av. Diego Portales en Puerto Montt; y Plaza Echaurren en Valparaíso. Con ellos, en primera instancia se buscaría impulsar su manejo colectivo, así como la creación de una imagen-identidad del barrio. Con ese objetivo el Ministerio de Economía contempla una inversión de $3.600 millones anuales, que serán administrados por Sercotec. “Los locatarios ya están trabajando. Muchos ya se han constituido como organización jurídica; han delineado lo que buscan a futuro y ahora llega el momento de que comiencen a ejecutar lo que planificaron en conjunto, para mejorar la oferta comercial del barrio y el entorno urbano comercial”, dice Bernardo Troncoso, gerente general de Sercotec.

Los 7 pasos de UK

Reino Unido ha sido un ejemplo de cómo se ha desarrollado este modelo, trabajando desde 1990 en el empoderamiento de estos sectores. Greg Clark, académico del City Leadership Initiative de University College London, cuenta que para ello los barrios formulan planes quinquenales, en los que se trabaja en torno a siete áreas: imagen, que incluye limpieza, seguridad y cuidado; promoción, donde está la creación de marca, creación de campaña y presencia online; animación, con la que se busca generar eventos o actividades que llamen a la ciudadanía a ser parte del barrio; ahorro, a través de políticas de reciclaje, economía circular y seguros; innovación, centrada en dar respuesta a los problemas particulares del barrio; sentido de lugar, los barrios comerciales son espacios que producen lugares que terminan siendo activos para la ciudad, más allá de lo comercial, donde se rescatan espacios históricos o identidad; y finalmente las alianzas entre el sector público y privado. 

Enrique Joglar, gerente de desarrollo de inmobiliaria Indesa, asegura que la posibilidad de estar al paso, a escala pequeña, diversa y adaptada al entorno ha dado un valor agregado a los barrios comerciales. “Para fomentar esta tipología urbana, la normativa debe ser capaz de asimilar la densificación de la ciudad y ser más precisa en sus planos reguladores para incorporar sectores comerciales de distintas escalas que cumplan con dar su servicio y se acoplen armoniosamente a la ciudad”, señala. “Por el lado de los privados el desafío estará en generar barrios comerciales de calidad, que logren interpretar las necesidades de sus usuarios y la identidad de su entorno”, agrega.

Por su parte, Matilde Olivero, consultora internacional sostiene que este tipo de visión permite, entre otras cosas, dinamizar al comercio local, y en consecuencia, a los actores más pequeños. Además, de mejorar la calidad de vida de quienes se relacionan con el barrio, se fomenta la colaboración y generación de lazos de confianza entre los sectores público y privado, plantea.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon