Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Barrios de Santiago se reorganizan generando espacios de usos mixtos

logotipo de Pulso Pulso 26-08-2016 Efraín Moraga

La ciudad de Santiago está cambiando el paradigma de su organización estructural, dando paso a un nuevo tipo de ordenamiento, donde los lugares de trabajo, ocio y vivienda se entremezclan enriqueciendo la vida de barrio, y generando espacios de uso mixto. 

Julio Poblete, arquitecto de la Universidad Católica y master en diseño urbano de la Universidad de Harvard, afirma que esta tendencia urbana está recuperando “algo que se perdió en los últimos 50 o 60 años, porque la teoría de la planificación de las ciudades en algún momento entre los años ‘20 y ‘30, consideró que era mucho más saludable para las personas que se separaran los usos”. Este paradigma sostenía que los lugares donde vivían las personas fueran distintos a aquellos donde trabajaban, básicamente por la herencia poco feliz de la revolución industrial, donde la contaminación de la actividad productiva de las empresas comenzó a afectar a la población de la ciudad. 

Pablo Allard, decano de la Facultad de Arquitectura y Arte de la Universidad del Desarrollo (UDD), sostiene que “una de las grandes lecciones del fracaso de la ciudad racional o funcionalista del siglo XX, es que se pensaba que ésta iba a ser más eficiente y sustentable al separar distintos usos y funciones”, dice.

Este modelo además fracasó con la expansión demográfica de las ciudades, haciendo crecer la necesidad de crear espacios mixtos que redujeran los tiempos de traslado y que permitieran a las personas acceder en un mismo lugar a los productos y servicios.

Raimundo Cruzat, gerente general de la Inmobiliaria Echeverría Izquierdo y master en planificación urbana del MIT, complementa esta visión y afirma que hoy “la ciudad ha ido migrando hacia un esquema de subcentros, donde uno puede encontrar en los barrios todos los servicios posibles y de buena calidad, de manera de disminuir la cantidad de viajes”, sostiene.

Los proyectos de uso mixto permiten densificar zonas ampliando sus funciones y creando nuevos espacios comunes, como parques y áreas verdes, manteniendo las distintas escalas de barrio que componen la ciudad. Rafael Burmester, gerente general de Inmobiliaria INDESA, afirma que “potenciar desarrollos de uso mixto permite generar una trama de ciudad que contiene una amplia oferta de productos, haciendo convivir las residencias, con el comercio, el equipamiento y los servicios”, dice.

Pablo Álvarez, gerente de Vivienda y Urbanismo de la Cámara Chilena de la Construcción, asegura que “es imprescindible para mejorar la calidad de vida de los habitantes el modificar los planes reguladores comunales, con el propósito de migrar hacia el desarrollo de barrios mixtos o integrados, superando el concepto de separación funcional que da lugar luego a barrios homogéneos”, afirma.

Según expertos, esta problemática ha impedido un desarrollo más amplio de la estructura mixta de barrios, puesto que se han encontrado con una serie de trabas y deficiencias normativas que impiden la implementación cabal de este nuevo paradigma. “Esto requiere de modificaciones normativas, hoy todavía tenemos planos reguladores sumamente excluyentes de actividades”, asegura el arquitecto de la UC. 

Pero no sólo se requieren de incentivos para implementar esta nueva estructura de barrios, sino que para que ocurra una correcta y sana convivencia entre los diversos usos que componen los barrios mixtos, “es necesario que exista un adecuado manejo de las externalidades, para regular aquellas actividades que pudieran generar un perjuicio a la  calidad de vida de sus habitantes”, advierte Álvarez desde la CChC.  

En ese sentido, es clave la entrada en vigencia de la Ley de Aportes al Espacio Público, que busca hacer mitigaciones en cuanto a espacio público y vialidad, además del fomento al rol fiscalizador de los municipios. 

De cara a lo que se espera para el futuro de Santiago, el gerente general de Inmobiliaria Echeverría Izquierdo asegura que  “el desarrollo de barrios de uso mixto en Santiago va a tener un enfoque más social, de recuperación de sectores consolidados, que hoy están más o menos abandonados”, manifiesta. 


Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon