Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

BC deja la tasa en 3,5%, pero cambia rumbo de la política monetaria al pasar a sesgo neutral

logotipo de Pulso Pulso 12-08-2016 Carlos Alonso

El Banco Central mantuvo la Tasa de Política Monetaria (TPM) en 3,5%, nivel en que se encuentra desde diciembre de 2015. Hasta ahí no hubo sorpresas. Sin embargo, donde sí las hubo fue en el sesgo, ya que pasó de un mensaje levemente restrictivo a uno neutral. Este cambio no estaba totalmente internalizado por el mercado, porque buena parte esperaba que lo hiciera en septiembre junto al Informe de Política Monetaria (IPoM). No obstante, el Central decidió adelantarse para pavimentar el camino de la nueva trayectoria: mantención prolongada de la tasa de interés.

Es así como en su mensaje final del comunicado eliminó la visión de que “para asegurar la convergencia de la inflación a la meta se requerirá continuar con la normalización de la política monetaria, al ritmo implícito en el escenario base del IPoM más reciente”, a un comunicado más plano y neutral: “el Consejo reafirma su compromiso de conducir la política monetaria con flexibilidad, de manera que la inflación proyectada se ubique en 3% en el horizonte de política”. Por ello, “cambios futuros en la TPM dependerán de las implicancias de las condiciones macroeconómicas internas y externas sobre las perspectivas inflacionarias”. 

Los economistas no tuvieron dobles lecturas para interpretar lo que el BC quiso decir: el escenario de alza de tasas se terminó y ahora se pasa a uno de mantención prolongada, aunque comienza a asomarse la opción de baja de tasa, pero aún como un escenario de riesgo. 

Tomas Izquierdo, gerente general de Gemines Consultores, señaló que “la sorpresa para el BC vino por la trayectoria a la baja que ha mostrado el tipo de cambio. De hecho, el ente rector en algún momento podría llegar a pensar en la necesidad de bajar la tasa si es que el tipo de cambio sigue esta tendencia, pero lo más probable es que la mantenga en un período prolongado”. Benjamín Sierra, economista jefe de Scotiabank, acotó que “esto sugiere que el IPoM del próximo mes tendrá una postura más optimista en inflación y pesimista en actividad”.

Nathan Pincheira, economista de Banchile, aseveró que “este cambio de sesgo era algo que se venía preparando en un par de reuniones atrás, pero que no se había consolidado porque existían dudas sobre el impacto local de algunos acontecimientos externos como el Brexit”. 

De todas formas, los expertos prevén una mantención prolongada de la TPM como el escenario base. En ese aspecto, Sierra subrayó que se reafirma que lo más probable es que se mantenga la tasa referencial en 3,5% hasta fines de 2017”. 

Desde Santander indicaron que “nuestro escenario base considera que la TPM se mantendrá inalterada durante este año”. Añadieron que “una eventual reducción respondería, como lo señala el comunicado, a las condiciones macroeconómicas internas y externas sobre los precios”. A su turno, Antonio Moncado, economista de BCI, añadió que “en el escenario base prevén una mantención en 3,5% por lo menos hasta mediados del próximo año”.

Mensaje del Central: En lo interno, el BC destaca que aunque en julio la inflación fue algo mayor que lo esperado, su variación anual retornó al rango de tolerancia. Asimismo, advierte que en el segundo trimestre la actividad y demanda tuvieron un crecimiento acotado, y que los índices de confianza se mantienen pesimistas. Además resalta que el peso se ha apreciado.

En el plano externo, las condiciones monetarias y financieras siguen siendo expansivas y las tasas de interés de largo plazo se mantienen bajas. P 


Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon