Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

BC recorta proyección de PIB 2017 y no ve recuperación de expectativas

logotipo de Pulso Pulso 20-12-2016 Carlos Alonso

El escenario económico 2017 será complejo: no se percibe una recuperación clara de la actividad ni tampoco un repunte en las expectativas tanto de consumidores como de empresarios. En concreto, el Banco Central fijó en el último Informe de Política Monetaria (IPoM) del año -y el primero con Mario Marcel en la presidencia- que en 2016 el Producto Interno Bruto (PIB) se ubicará en 1,5%, piso del rango proyectado en el Informe de Política Monetaria de septiembre de 1,5%-2%, mientras que para 2017, ajustó el rango desde 1,75%-2,75% a uno entre 1,5%-2,5%. De acuerdo al informe, para 2017 “la menor velocidad inicial, en un contexto de mayores riesgos y niveles de confianza que siguen marcadamente pesimistas hacen prever que la actividad demorará algo más en lograr tasas de crecimiento cercanas a su potencial”. De esta manera se aleja la posibilidad de que el punto de inflexión se concrete el próximo año. 

En este escenario, el ente rector afirmó que el crecimiento proyectado para 2017 “se justifica en que la economía se encuentra balanceada, que el sector minero no repetirá las fuertes caídas de años previos y que la inversión mostrara un aumento después de 3 años seguidos de caídas anuales. Se espera que el efecto de estos cambios sea más evidente en la segunda mitad del año”. 

En este punto, el BC a diferencias de los informes anteriores donde mencionaba entre las razones para un mayor crecimiento una recuperación gradual de las expectativas, tanto de consumidores como de empresarios, esta vez, ese mensaje no estuvo presente en el informe, y sólo se mencionó que las expectativas de los consumidores de bienes durables han mostrado alzas en los últimos meses y que las expectativas empresariales continúan deterioradas. 

Marcel dijo que en la medida que “las empresas reconozcan que su realidad es algo más compartido por otras empresas, tendríamos elementos para una mejora en las expectativas”. Consultado sobre los efectos de un año electoral, acotó que eso “no necesariamente significa un empeoramiento de las expectativas (...) nuestra democracia es sólida para no plantear ciertos cuestionamientos a las oportunidades de negocios de las empresas y las oportunidades de consumo de las personas”.

En cuanto a las variables de demanda, el ente rector prevé que el consumo total se expandirá 2,4%, mientras que la inversión lo hará en 0,7%. En este punto, el ente rector destacó la ausencia de grandes proyectos y la baja actividad de la construcción habitacional. Esto a su vez, repercutirá en que como porcentaje del PIB, la inversión seguirá reduciéndose, llegando a 21,7% en 2017 en términos nominales, su menor nivel desde 2010. 

El BC enfatizó además en el IPoM que un mercado laboral flexible, que permite movilizar trabajadores entre empresas y un mercado financiero que permita acceso a capital para empresas más productivas, son claves para la capacidad de crecimiento de mediano y largo plazo. 

Riesgos

El BC afirmó que los riesgos externos se han ampliado y por lo demás existe incertidumbre sobre la dirección de los impactos, el monto, y la temporalidad que podría tener el paquete fiscal anunciado por la nueva administración de Estados Unidos. A ello, se suma el impacto que puede tener el panorama inflacionario en Estados Unidos y el manejo de la Reserva Federal (Fed). También está presente si se concretan o no las medidas proteccionistas. A nivel interno, está presente la menor velocidad que tendrá el inicio de 2017 por los últimos datos de actividad conocidos. De todas formas, el BC indicó que los riesgos para la actividad están equilibrados. 

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon