Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

BCE busca bajar el ritmo de compras de activos

logotipo de Pulso Pulso 08-12-2016 Pulso y Agencias

 La decisión del BCE de disminuir las compras de activos desde marzo ha sido decepcionante, pues el programa se ha ampliado en nueve meses en lugar de los seis previstos, sin embargo el Banco está preparado para subir el ritmo de nuevo si es necesario.

En lugar de ampliar sus compras de activos por seis meses (hasta septiembre próximo) al ritmo actual de €80.000 millones al mes, el BCE los amplió en nueve meses (hasta diciembre próximo) a un ritmo de  €60.000 millones. Esto implica que el tamaño total del programa será mayor que si el Banco hubiera comprado €80.000millones hasta septiembre próximo y luego se detuviera. Pero como siempre se esperaba que disminuyera después de septiembre, la decisión de frenar el ritmo de marzo implica una postura un poco menos favorable de lo que se había presupuestado.

© PULSO

Presumiblemente, el Banco ha sido alentado por las señales de que la economía está funcionando bien, frente a la incertidumbre política tanto en el país como en el extranjero. Sin embargo, sigue siendo en modo cauteloso.

En un comunicado de prensa la entidad declaró "Si el panorama se vuelve menos favorable o si las condiciones financieras se vuelven inconsistentes -con su meta de inflación-, el Consejo de Gobierno tiene la intención de aumentar el programa en términos de tamaño y / o duración. Esperamos que el Presidente Draghi dé un tono abatido en la próxima conferencia y se comprometa a brindar apoyo cuando sea necesario, especialmente si los riesgos políticos se intensifican y las presiones del mercado aumentan. También está preparado para esbozar algunos cambios en las limitaciones de la política del Banco que asegurarán que la escasez de activos, no impida que el programa se amplíe si es necesario". En total, hay una posibilidad significativa de que el BCE tendrá que aumentar el ritmo de sus compras de activos el próximo año. Incluso si no lo hace, la política será mucho más favorable que en los Estados Unidos, llevando al euro a depreciarse aún más.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon