Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Buenos resultados de Ripley refuerzan la posición de minoritarios para rechazar OPA

logotipo de Pulso Pulso 15-09-2016 M.Villena/G.Villalobos

Si la OPA, que entregaba un premio de 25% respecto del cierre anterior y valorizaba a Ripley en US$1.230 millones, no convencía con los resultados al primer trimestre, definitivamente las variaciones del segundo cuarto vienen a apuntalar la posición de los minoritarios.

El martes por la noche la compañía informó de un alza de 216% en sus resultados durante el primer semestre del año. Entre enero y junio, la compañía anotó ganancias acumuladas por $17.887 millones, muy por sobre los $8.265 millones del mismo período del año anterior. 

A nivel trimestral, la compañía informó que en el segundo cuarto del año experimentó un alza de 20,9%, lo que se “explica por el crecimiento de 10,2% del EBITDA consolidado, que alcanzó los $36.725 millones el trimestre y por una mejora en el resultado de Colombia (que se encuentra en proceso de cierre, clasificado como operación discontinuada), lo que se vio parcialmente compensado por cargos no recurrentes que afectaron principalmente el resultado no operacional”. 

Las cifras vienen a demostrar para los accionistas minoritarios que los $420 ofrecidos por los mexicanos de Liverpool son insuficientes para acceder a la venta sus acciones.

“Los resultados reflejan que el precio ofrecido está lejos de un precio real al cual se pueda llevar a cabo la operación”, dice un inversionista minoritario. El retailer norteamericano acordó su ingreso mediante una OPA por el 100% de las acciones, la cual se declarará exitosa al alcanzar el 25% de la propiedad, transacción en la cual los controladores no participarán. Con esto, se buscaba que los Calderón Kohon salieran de la propiedad, pero el valor por papel ofertado no termina de convencerlos. 

Las hermanas, primas de los controladores (familia Calderón Volochinsky), tienen el 12,5% de la propiedad de Ripley, por lo que la operación requiere de la venta de ese porcentaje para alcanzar el éxito. Sin embargo, su negativa a salir a ese valor se suma a la de otros institucionales que no están dispuestos a vender sus acciones en una compañía que, confían, en los próximos años debiera aumentar su valor.

En este escenario, las AFP son clave. Según datos de la Superintendencia de Pensiones, las gestoras poseen el 10,07%, es decir que restando el 53% en manos de la familia controladora, el 12% de sus primas y las gestoras, el porcentaje de la propiedad de Ripley en manos de los otros inversionistas llega a 24,01%. 

Entre los mayores 12 accionistas figura Habitat, que para su fondo C posee 2% de la firma. Otro 9% se reparte entre Capital, Cuprum, Modelo y Planvital para sus distintos fondos. A ellas se suman el 1,59% del fondo Pionero de Moneda y el 1,66% de Compass Small Cap, todas compañías que suman el 13,32%. Las aseguradoras de vida, que suelen ser importantes accionistas también, sólo tienen un porcentaje menor con $1.600 millones en acciones.

El premio ofrecido por los mexicanos representa un 25,5% respecto del cierre previo al anuncio y de 51% sobre los últimos 12 meses, valorizando la compañía en cerca de US$1.230 millones. Sin embargo, un valor de venta no menor a los $520 es el que estarían buscando las hermanas Calderon Kohon, visión que coincidiría con la de algunos institucionales. 

El mes pasado Liverpool presentó la solicitud formal para ingresar indirectamente a Banco Ripley. De ser aprobado, empiezan a correr los plazos.

Cercanos a la operación han señalado que tras la autorización del regulador se iniciará la segunda etapa de la transacción, que incluirían tratativas con quienes no quieren vender a $420.

Con todo, según el hecho esencial enviado a la SVS, tras la aprobación de la SBIF, los mexicanos tienen 10 días para lanzar la OPA.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon