Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Caída de 0,4% del Imacec reafirma estancamiento de la economía y pone presión al BC

logotipo de Pulso Pulso 06-12-2016 Miriam Leiva P.

Aunque el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés trató de pavimentar el terreno, la caída de 0,4% del Imacec (Indice Mensual de Actividad Económica) de octubre cayó como un balde de agua fría sobre los agentes del mercado ya que hace siete años (octubre de 2009) que este indicador no mostraba un signo negativo. 

La primera lectura fue que el resultado refleja una economía frenada, estancada, más allá de los factores puntuales que incidieron en el décimo mes del año. Y si bien el ajuste de proyecciones para el crecimiento de este año no fue particularmente severo (una o dos décimas en algunos analistas) la recuperación hacia niveles más cercanos al 2% se ve más lejana considerando que en el año el Imacec acumula 1,6% muy cerca del piso de la última proyección del Banco Central (BC) entre 1,5 y 2%.

Según el informe del instituto emisor el descenso de 0,4% estuvo influido por los dos días hábiles menos que octubre 2015 y por una pronunciada caída del Imacec minero de 7,1%. El componente no minero aumentó 0,3% “incidido por el incremento de los servicios, lo que fue parcialmente compensado por la caída de la industria manufacturera”. 

En términos desestacionalizados la serie disminuyó 1,1% respecto del mes precedente y creció 0,3% en doce meses; y el Imacec minero cayó 5,6% y el no minero retrocedió 0,7%.

“Se ha perdido todo el poco crecimiento del año en el margen, y anticipamos expansiones muy acotadas los últimos dos meses; se devuelve todo el crecimiento del año a niveles vistos el último trimestre del 2015” indicó el BBVA Research en su informe. 

Mientras que el ministro Valdés trataba de subir el ánimo: “Tenemos políticas macroeconómicas ordenadas que soportan crecimiento, tenemos un ambiente que tenemos que cuidar, que se estaba mejorando, espero que este Imacec malo no lo tumbe”. 

Pero aunque las previsiones de los analistas para noviembre están en terreno positivo no constituyen un gran incremento pues van entre 0,25% y 1,25%.

“No se repetirá en noviembre un Imacec de este calibre porque acá confluyeron varios factores en una economía que además viene con una tendencia débil. Parte de esos efectos adversos deben revertirse aunque no es para esperar una recuperación extraordinaria”, indicó el economista jefe de Scotiabank, Benjamín Sierra. De hecho mantuvo la proyección de crecimiento para este año en 1,7%, la más alta de los encuestados por PULSO, junto a BCI. 

Y para el cuarto trimestre la previsión de BBVA es menor a 1%, convirtiéndose en el peor del año, lo que comparte el economista de la Universidad Finis Terrae, Erik Haindl: “Éste será el peor trimestre del año, lo que muestra que la economía sigue frenada, y aunque algunos sectores muestran un crecimiento aún estamos en el orden de 1,5%. En la medida que no haya ningún cambio de tendencia habría que proyectar una cifra similar para el primer semestre del próximo año”.

Efecto paro

En los gremios se observó con preocupación el Imacec. En la Cámara de Comercio de Santiago se calificó este -0,4% de “un inesperado freno que plantea la urgencia por recuperar el crecimiento. Este resultado no marcan tendencia, pero si confirman la debilidad que presenta la economía”.

Por ello recortó su pronóstico de crecimiento de 1,8% a 1,6% para este año, pero mantuvo el 2,3% esperado para el próximo.

En la Sofofa, en tanto, recordaron que la última vez que se vió una caída en el margen de esta magnitud (agosto 2015) estuvo acompañada de un rebote, pero no son optimistas respecto de que ocurra algo similar. “Si bien creemos que durante noviembre podríamos ver algo de eso, existen algunos elementos que jugarían en contra: hay que considerar el paro del sector público y su efecto en la actividad, principalmente en el comercio exterior”.

Presión al Banco Central

Este escenario de actividad en terreno negativo aumenta las presiones para que el BC reduzca su tasa de política monetaria (TPM) del 3,5% actual. Varios de los departamentos de estudios de los bancos de la plaza están apuntando a dos recortes de 25 puntos base en el primer trimestre del próximo año porque se van a generar holguras debido a lo lento de la actividad y a que la inflación en 12 meses ya marca un 2,8%, dos décimas más debajo de la meta de 3%.

“Van a sentirse fuertes las presiones sobre el nuevo presidente. Gran parte del mercado está inclinándose a una política monetaria más expansiva aunque yo pienso que no se va a bajar porque hay altas probabilidades que la Fed suba su tasa y le va a complicar el BC moverla en sentido contrario porque haría rebotar el dólar muy fuerte”, acotó Haindl. 

Por su lado, el economista de la Fundación Chile 21, Eugenio Rivera, opina todo lo contrario: “En realidad no tengo claro que está esperando el BC para tomar medidas adicionales de reducir la tasa y hacer frente a este desánimo que existe en el ambiente económico. Debería recortarla en diciembre”, manifestó junto con culpar al ministro Valdés de las bajas cifras de economía. “Este es el resultado de las señales que se han enviado Hacienda con la reducción del presupuesto”.

Similar crítica realizó el ex ministro de la cartera, Andrés Velasco,que señaló que “esto es culpa de las políticas de Gobierno. Este Gobierno se va a convertir por lejos desde el 90 a la fecha en el que menos ha crecido, eso no sólo es un dato si no que toca el bolsillo de los chilenos”.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon