Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Caballero y Aylwin piden que cambios al sistema de AFP sean técnicos y no populistas

logotipo de Pulso Pulso 28-07-2016 Carlos Alonso

El descontento ciudadano con el actual sistema de pensiones reflejado en la masiva marcha que se realizó el domingo pasado introdujo un debate, que al parecer, llegó para quedarse: si es necesario o no reformar el actual sistema de Administradoras de Fondo de Pensiones (AFPs) para mejorar los montos de jubilación. 

Por eso ayer en el seminario ¿Qué sociedad queremos?, organizado por el Grupo Security , el economista y director del World Economic Laboratory del MIT, Ricardo Caballero y la ex ministra de Educación y figura política de la Democracia Cristiana (DC), Mariana Aylwin, abordaron esta contingencia donde concordaron que cualquier cambio que se quiera impulsar se debe analizar con tranquilidad antes de iniciar un proceso reformador. Ambos afirmaron que no se debe legislar escuchando sólo la opinión de la “calle”, sino que más bien se debe encauzar el debate por la vía institucional y de manera reflexiva. 

El primero en tomar la palabra fue Caballero quien sostuvo que “la manifestación de la gente es una inquietud, pero no necesariamente se deben adoptar las soluciones que propone la ciudadanía, por lo que es muy importante que el Gobierno escuche y se dé el tiempo para procesar y entender cuáles son las respuestas que se deben dar a lo que está pidiendo la gente”. 

Para Caballero el problema de las bajas pensiones es a nivel mundial. Las tasas de retorno han caído muy fuertemente y en este contexto añadió que “garantizar un ingreso más alto durante el tiempo de retiro requiere un ahorro más alto”. Y subrayó que “las AFPs seguramente están más capacitadas para generar un retorno más alto que una institución pública en ese sentido. El objetivo de dar un ingreso más alto futuro no es contradictorio con las AFPs”. 

Para el economista, la discusión que se avecina tiene que ver con qué actor de la sociedad absorberá el riesgo que conlleve mayores retornos.

Ahora bien, consultado sobre si volver a un sistema de reparto solucionaría el problema, Caballero puntualizó que “no soluciona el problema de fondo, porque lo que se requiere es o más ahorro o más retorno. Además, este sistema funciona cuando la población aumenta fuertemente, y eso no es lo que está pasando en Chile”. 

A su turno, Aylwin afirmó que si bien esta demanda ciudadana es legítima y se debe abordar, precisó que “el problema es el cómo”. 

La ex ministra se refirió al hecho de que tras el caso de la pensión de $5 millones de Myriam Olate, ex funcionara de Gendarmería y ex esposa del presidente de la Cámara de Diputados, Osvaldo Andrade, ya hubo algunos parlamentarios que presentaron proyectos de ley para cambiar el sistema. “Nuevamente estamos cayendo en que el mundo político en vez de encauzar las demandas sociales se ponen a la cola de esas demandas, pretendiendo entregar respuestas fáciles e inmediatas y terminamos entrampados en proyectos mal hechos sin diagnóstico claros”, argumentó la ex secretaria de Estado. 

Para Mariana Aylwin en esta discusión se debe escuchar más la opinión de los técnicos y no sólo la política, por ello llamó a considerar de manera más preponderando las propuestas que realizó la Comisión Bravo, la cual estuvo trabajando por un período extenso y entregó un documento con alternativas para que el Gobierno considere el mejor camino a seguir. 

No obstante, la ex ministra puso una nota de duda: actualmente “los expertos no tienen mucho que decir, porque prácticamente ni siquiera se habla de esta comisión ni de sus propuestas”. Para Aylwin “el problema que se ve en esta situación es la falta de liderazgo y de coraje para decir con claridad qué propuestas considerar y qué cambios impulsar, porque el tema principal es quién maneja los fondos, si será el Estado o el sector privado”.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon