Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cadem: Sólo 43% de los encuestados dice que "definitivamente votará" en las municipales

logotipo de Pulso Pulso 11-10-2016 Natalia Olivares

-A dos semanas de las elecciones municipales del próximo domingo 23 de octubre, la preocupación sobre la abstención en los comicios es transversal y ha sido tema de discusión tanto en el comité político de La Moneda como en las reuniones del bloque opositor Chile Vamos.

Las cifras no son auspiciosas. En 2012, apenas debutó el voto voluntario, casi un 60% de quienes estaban habilitados para votar en dichas elecciones no llegó a las urnas, lo que encendió las alarmas y, como sucede de tanto en tanto, reflotó en el mundo político la discusión sobre reponer el voto obligatorio.

En ese sentido, fue la propia Presidenta Michelle Bachelet quien en el comité político del pasado lunes en La Moneda transmitió a ministros y presidentes de partido la necesidad de insistir a la ciudadanía que debe informarse y concurrir a votar. 

De hecho, la propia mandataria ha aprovechado sus últimas intervenciones públicas para recordar este mensaje y el vocero de Gobierno, Marcelo Díaz, insistió en que “el llamado del Gobierno es a que la gente se informe, que concurra a votar. Y, como lo he dicho estos días, vote A, B o C, vote blanco, vote nulo, vote lo que usted quiera, pero vote”.

De ahí que la última encuesta de Plaza Pública Cadem profundice en estas cifras.

Según el sondeo, el 96% de los encuestados sabe que se realizarán elecciones el domingo 23. Un 43% de los encuestados ya resolvió que “definitivamente votará” el próximo 23 de octubre. Asimismo, el 27% determinó que no irá a las urnas la próxima semana.

Entre los indecisos, un 16% afirmó que “probablemente votará”, y un 13% que probablemente no concurrirá a las urnas.

De todas formas, un factor oculto que podría profundizar las opciones de que menos gente se movilice a votar: es asumir que existe un porcentaje de los consultados en todos los sondeos que pese asegurar que irá a votar termina no yendo y sobrerepresentando a ese grupo con anterioridad.

De todas formas, desde diciembre de 2015 a la fecha, la balanza se ha inclinado a la abstención electoral y en este sondeo un 58% afirma tener como percepción que irá menos gente a votar que los comicios de 2012, cuando pese a que más de 13 millones de personas estaban habilitadas para sufragar, un poco menos de 6 millones ejercieron su derecho a voto. 

Al profundizar las cifras, el 43% que afirma que “definitivamente” irá a votar representa una baja de 12% respecto a la misma consulta a fines del año pasado. En contraposición, quienes “definitivamente no votarán” sufrieron un alza de un 9% a igual pregunta el año pasado.

¿Los motivos? Diversos. Un 30% declaró que no irá a votar para manifestar un rechazo a la política y al sistema político, seguidos por quienes no conocen a los candidatos en carrera o derechamente no se sienten interpretados por ninguno de ellos, que fueron el 20%. En esa línea, un 17% dijo no interesarle las elecciones municipales.

Entre quienes declararon que definitivamente irán a votar, la opción de apoyar a un independiente toma ventaja entre los encuestados y un 30% declaró que lo hará por un aspirante que no es parte de los dos grandes conglomerados. 

Asimismo, un 23% afirmó que lo hará por una carta de la Nueva Mayoría y un 20% por el conglomerado opositor Chile Vamos. Un 8% afirmó que no votará por ningún candidato y un 15% tomó la opción “no sabe, no responde”.

Voto obligatorio. Dado el incierto panorama de cara al domingo 23, el sondeo también profundizó respecto a la percepción del voto obligatorio. Un 54% de los consultados declaró que se debiese volver a dicha fórmula en caso que menos gente concurra a las urnas que hace cuatro años atrás. Un 44%, en tanto, dijo que no se debe reemplazar el actual sistema.

Desglosando los números, los mayores impulsores del retorno del voto obligatorio están entre quienes declararon que definitivamente irían a votar, con un 69%, y en mujeres, con un 60%. Sólo un 46% de los hombres apoyó esta idea y un 52% de ellos cree que debe mantenerse el actual mecanismo.

Dividiendo por edad, quienes tiene 55 o más años son quienes más avalan la vuelta al voto obligatorio con un 66%. En el segmento de 18 a 34 años, en tanto, sólo un 45% de los encuestados apoya la idea y un 51% declara que no debe reemplazarse el sistema existente hoy en nuestro país.

Si se mira el estrato social, son los segmentos altos y medios los que abogarían por un retorno al sistema anterior en caso que la convocatoria de este domingo 23 sea inferior a la de 2012. un 61% de los encuestados de altos ingresos avalaría reponer el voto obligatorio y un 60% de estratos medios también. En el caso de los segmentos bajos, un 51% se declara en contra de reponer el sufragio obligatorio y un 45% sí apoyaría la idea.

En tendencias políticas, no existe mucha diferencia. Un 66% de quienes se consideran de derecha apoyaría el eventual fin del voto voluntario, un 57% de quienes se definen de “centro” y un 61% de quienes se autodenominan de centro izquierda también se cuadrarían con esta opción.

Información. La vía pública sigue siendo el lugar por excelencia para que la ciudadanía se informe sobre las candidaturas en curso.

Un 73% de los encuestados dijo que sí ha recibido información sobre los candidatos a alcalde y concejales. De ellos, un 68% declaró haberla recibido la mayor parte de ellas en la calle, un 12% en las redes sociales, un 10% en la radio y un 3% en diarios.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon