Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Casa de Moneda cita a junta para renovar la totalidad de su directorio en medio de un complejo escenario financiero

logotipo de Pulso Pulso 12-01-2017 Cecilia Arroyo

Para el 26 de enero a las 12:00 quedó citada la junta de accionistas en la que Casa Moneda someterá a discusión la renovación total del directorio y la elección del mismo. De esta forma, Sergio Henríquez -presidente de la mesa- Alicia Frohmann, Héctor Altamirano, Eugenia Mancilla y Christian Valenzuela podrían abandonar el gobierno corporativo de la empresa pública. Henríquez fue ministro de Vivienda y Urbanismo del gobierno de Eduardo Frei Ruiz Tagle y ex director de EFE y de otras empresas del sector público. Hernández trajo como gerente general a otro ex EFE, Fernando Aguirre.

La administración de Hernández y Aguirre ha enfrentado un panorama complejo. Una mezcla entre altas inversiones que han tenido problemas para rentabilizar y deuda ha deteriorado sus resultados financieros al punto que al tercer trimestre enfrentaban incumplimiento de uno de los dos covenants de un crédito con BNP Paribas por US$50 millones. El préstamo buscaba financiar parte del plan de inversión a cuatro años (2011-2014) para la implementación de una nueva línea de billetes. Sin embargo, hasta ahora, la inversión no se ha traducido en la impresión de ningún ejemplar nacional desde que se lanzara la nueva línea en 2009. De hecho, su última impresión de papel moneda para el Banco Central local fue en 2011 y de ejemplares antiguos.

En una respuestra a un artículo de PULSO, la empresa estatal, descartó que estuviese en una crisis financiera: “Casa Moneda de Chile S.A, es una empresa que cumple a cabalidad sus compromisos financieros. A la fecha, no ha aumentado su deuda a largo plazo, sigue siendo la misma con BNP, y respecto de su deuda a corto plazo no supera los 180 días y tiene por objeto la adquisición de materias primas para dar cumplimiento a sus  contratos. Además es una empresa que no recibe aportes del Estado y tiene sello propyme porque paga dentro de los 30 días a todos sus proveedores de menor tamaño”.

Y además destacó que si bien incumplía un covenant a septiembre, cumplía “ampliamente con el covenant que contractualmente es considerado de Default en caso de su incumplimiento, y que corresponde al índice

Deuda/Patrimonio, de acuerdo a los límites establecidos en el acuerdo con el Banco BNP Paribas (Suisse) S.A.”.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon