Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Casen 2015 revela deterioro en indicadores de empleo y salud

logotipo de Pulso Pulso 03-10-2016 Miriam Leiva P.

Aunque la pobreza multidimensional disminuyó en la última Encuesta Casen 2015, no todos los indicadores mostraron un avance, sino que por el contrario hay algunos ligados a la Salud y al Trabajo que se deterioraron.

En términos absolutos, la pobreza multidimensional, que abarca más factores que sólo los ingresos, se redujo de un 20,4% a 19,1%, equivalente a 3.547.184 personas en esta condición, es decir el 20,9% del total de la población.

Este tipo de consulta contemplaba cuatro dimensiones: educación, salud, vivienda, y trabajo y seguridad social. Cada una de ellas tiene el mismo peso en la medida (25%) y cada indicador igual ponderación al interior de cada dimensión (8,33%). “Un hogar se considera en situación de pobreza multidimensional si presenta un 25% o más de carencias en estos indicadores”, señala el informe de la Casen. 

Cabe recordar que en esta oportunidad se amplió a Entorno de Redes y Cohesión Social con una ponderación menor en el registro total.

Las cuatro primeras dimensiones se pueden comparar con años anteriores, por lo que se logra observar que dos de ellas no exhibieron un grado importante de avance en sus componentes: salud y trabajo. 

En la primera de ellas, el indicador de mal nutrición que no sólo considera la desnutrición sino que también la obesidad de niños menores de 6 años, mostró un aumento de 4,7% a 4,9% entre 2013 y 2015; el segundo, adscripción a un sistema de salud no mostró variación (6,1%); y el tercero, sobre atención en salud, pasó de un 4,8% a 5,1%, es decir aumento el porcentaje de hogares carentes de este factor. 

Rodrigo Troncoso, investigador de Libertad y Desarrollo (LyD) acotó que las variaciones de los dos primeros indicadores no son sustanciales porque pueden estar dentro del margen de error de cualquier encuesta, pero agrega que el retroceso en el último indicador si es considerable. “Uno podría imaginar que la gestión de salud en el sector público se ha deteriorado, basta ver que la Posta Central ha estado en paro y que volvieron a aparecer las listas de espera del AUGE”, indicó.

Si se desintegra aún más por componente, en malnutrición lideraron Aysén (6,3%) y Maule (5,9%); en adscripción al sistema de salud figuraron a la cabeza Tarapacá (11,5%) y Atacama (10,1%); y en atención de salud, la Región Metropolitana y Coquimbo registraron el mayor nivel de carencias.

En cuanto a la dimensión trabajo, el indicador de jubilación mostró un avance al pasar de 10,7 a 9,8%, hecho que las autoridades del Ministerio de Desarrollo Social atribuyeron al aumento y mayor cobertura de las pensiones básicas durante una exposición ante la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados. 

El factor empleo aumentó de 9% en 2013 a 9,3% en 2015, aunque el mayor deterioro provino de seguridad social que subió de 29,5% a 32,3%, lo que significa que hay una mayor proporción de hogares donde hay una persona ocupada que no cotiza en el sistema previsional y no corresponde a un trabajador independiente con educación superior. 

Troncoso advirtió que este indicador debe leerse con cuidado porque puede encubrir hogares con personas que ni cotizan ni tienen formación superior, pero pueden contar con un alto nivel de ingresos por una actividad productiva propia.

“El mercado laboral se deterioró entre 2013 y 2015 y eso redujo los empleos formales que podrían implicar una no cotización. Pero el nivel del componente cotización es muy alto, sobre 30%, que podría indicar que empresarios podrían estar considerados dentro de esta categoría, por eso hay que mirarla con cuidado”, comentó Troncoso.

Recalcó, asimismo que la medición multidimensional no considera un monto mínimo de ingresos por lo que hay que revisar bien sus resultados. “Estas definiciones son arbitrarias y la fotografía sirve para evaluar la política pública, pero no para replantearla completamente porque sigue habiendo 2 millones de pobres que pueden tener necesidades más urgentes que estas otras medidas más sofisticadas de carencia”.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon