Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

CChC: Actividad de la construcción disminuyó 3,9% anual en noviembre pasado

logotipo de Pulso Pulso 10-01-2017 Pulso

El Índice Mensual de Actividad de la Construcción (Imacon), elaborado por la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), exhibió una caída anual de 3,9% en noviembre pasado. Esta es la cifra más baja de actividad sectorial registrada en los últimos siete años, desde que, en noviembre de 2009 y por efecto de la crisis subprime, la actividad de la construcción registró un retroceso de 3,8% en doce meses.

Sergio Torretti, presidente de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), explicó que “el fuerte retroceso que experimentó la actividad sectorial no es otra cosa que el reflejo de la baja inversión privada que existe en el país y de la debilidad general de la economía. No hay que olvidar que la actividad de la construcción depende mayoritariamente de las decisiones de inversión de los demás sectores productivos y que éstos inicien nuevos proyectos, lo que no está ocurriendo”.

ANÁLISIS DE LOS SUBCOMPONENTES DEL IMACON
La contratación de mano de obra registró en noviembre una caída de 4% anual. Durante ese mes el empleo dependiente retrocedió 9,5% anual, mientras que los ocupados por cuenta propia se incrementaron 8,7% en doce meses.

El índice de ventas de proveedores retrocedió en noviembre 9,9% anual, acentuando la tendencia a la baja de su crecimiento interanual observado en los últimos cinco meses. Por su parte, el índice de despachos de materiales cayó 1,8% en doce meses, consistente con una menor provisión de barras de acero para hormigón, cemento y fierro respecto de 2015.

La actividad de contratistas generales avanzó 5,6% anual en noviembre, lo que se condice con un estancamiento de la actividad de obras civiles y montaje, ítem preponderante en la composición de este indicador. A lo anterior se suma la contracción en la actividad de movimiento de tierras, lo que anticipa un moderado desempeño del indicador general en el futuro próximo.

La aprobación de permisos para la edificación continuó retrocediendo tanto en términos anuales como en el margen. Según cifras preliminares, la superficie aprobada para edificación se contrajo 30,7% anual, luego de que el mes anterior anotara una variación anual de -31,5%.

El gerente de Estudios de la CChC, Javier Hurtado, destaca tres aspectos del comportamiento de los subcomponentes del IMACON: “Nos parecen particularmente preocupantes la caída del empleo sectorial, ya que va acompañado de una menor calidad de éste por el aumento del empleo por cuenta propia; la contracción de la demanda por materiales de construcción, que da cuenta de un menor inicio de obras, y el fuerte retroceso de los permisos de edificación, puesto que este fenómeno está anticipando una menor actividad futura”.

INACOR NOVIEMBRE
La gran mayoría de las regiones (siguió experimentando descensos en su actividad sectorial, en línea con los menores despachos físicos de cemento, la disminución de la superficie aprobada para la edificación y el menor ritmo de contratación de mano de obra.

De acuerdo con el Informe de Percepción de Negocios -construido por el Banco Central a partir de entrevistas-, las empresas consultadas señalaron que en la zona norte las ventas de viviendas nuevas continuaron desacelerándose, especialmente aquellas de mayor valor. Una base de comparación altamente exigente, condiciones de financiamiento más restrictivas y elevada incertidumbre laboral fueron algunos de los determinantes del magro desempeño del mercado inmobiliario. Así, una fracción de los entrevistados manifestó haber reducido en algo más de la mitad el inicio de nuevas obras, otra parte indicó haber recortado la magnitud de los proyectos en curso y unos pocos paralizaron sus labores. Con relación a las obras de infraestructura, la percepción apuntó a un menor número de licitaciones respecto de 2015.

© PULSO

En la zona centro, la actividad inmobiliaria también mostró cierto grado de deterioro, con ventas que fueron menores a las proyectadas por las empresas del rubro. La percepción existe era de un mayor stock disponible para la venta -incluyendo inmuebles adquiridos previamente como inversión- y una reducción de la demanda, en línea con un empeoramiento de las condiciones de financiamiento. En cambio, se preveía que los subsidios habitacionales contribuirían, aunque parcialmente, a impulsar la actividad de la construcción. En materia de obras públicas, los contactados mencionaron la ausencia de licitaciones importantes en los últimos meses.

En la zona sur los entrevistados mostraron preocupación por la escasa renovación de la cartera de proyectos de inversión. En el sector inmobiliario, la menor actividad se asoció tanto a la suspensión de compras terminado el efecto IVA como a una las mayores exigencias de pie para financiar la compra de viviendas. Respecto de la construcción ligada al Estado, la opinión se centró en una mayor lentitud del proceso de licitación de los proyectos.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon