Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

CEP, candidatos y mujeres

logotipo de Pulso Pulso 12-01-2017

A tan sólo diez meses de la elección presidencial, han causado revuelo las preferencias por los eventuales candidatos presidenciales que muestra la encuesta del CEP, la cual además da nítidas luces de las preocupaciones de los chilenos. De las cinco prioridades que deben, a juicio de los encuestados, ser recogidas en los programas de gobierno, tres son relativas a oportunidades de trabajo: desarrollo económico (que es en definitiva más trabajos, mejores ingresos y menos pobreza), oportunidades de empleo y pensiones.

Delincuencia, trabajo y salud son así los intereses primordiales de nuestro país y en ese orden de prioridad. Se echa de menos eso sí que la encuesta provea resultados diferenciados por hombres y mujeres. Este dato adicional permitiría hacer proyecciones relevantes, sobre todo por lo inquietante de nuestra realidad laboral.

De acuerdo con The Global Gap Report -publicado por el World Economic Forum- Chile está primero en acceso a educación secundaria y terciaria; esto es, hombres y mujeres tienen igual acceso a enseñanza. Sin embargo, al evaluar la participación y oportunidades económicas, nos ubicamos en el lugar 119 de 144 países. Por esto el 23% de menor participación laboral femenina que masculina en nuestro país, lo que se ve agravado con un 20% de brecha salarial no explicada.

No obstante lo trascendental y urgente de la materia, siguiendo el debate público aún no he escuchado propuestas sobre trabajo por parte de quienes aspiran a gobernar nuestro país; salvo la preocupación de Cecilia Morel por las oportunidades de las personas de la tercera edad.

La encuesta CEP nos muestra que 65% de los desempleados están preocupados o muy preocupados por no tener trabajo; y el temor a perder el empleo entre quienes se encuentran trabajando es 81%. Sólo 18% de quienes trabajan no están preocupados por perder su empleo.

Al no contar con cifras diferenciadas por género, no es posible afirmar que las mujeres son las más vinculadas a estas respuestas. Pero sí lo podríamos inferir de los datos del INE sobre desempleo, tasa de ocupación laboral y trabajos por cuenta propia.

Considerando que las mujeres somos más de la mitad del electorado, invito a los precandidatos a presentar, junto con su candidatura oficial, un programa con propuestas innovadoras de formas alternativas de trabajo formal.

Qué sacamos con aspirar a una educación escolar y superior de calidad -lo que es por supuesto imperativo- si como sociedad no somos capaces de generar las condiciones laborales que permitan a padres y madres desarrollar un trabajo remunerado y a la vez criar y educar a los hijos. Porque en Chile o se trabaja o se cuida a la familia. Mientras más de la mitad de las mujeres sin hijos tiene un trabajo remunerado, la cifra desciende a 34% cuando se tienen dos o más niños; y una vez que se tiene al primer hijo, la participación laboral femenina decrece en 11,3%. Cifras que revelan una cultura carente de adaptabilidad laboral y corresponsabilidad familiar.

En la próxima columna haré sugerencias sobre las que creo son las reformas legales ineludibles para el futuro Gobierno.

Si bien la información entregada por la encuesta del CEP es notable, ojalá en el año 2017 sea enriquecida con respuestas diferenciadas por hombres y mujeres, y facilitar así un diagnóstico acertado que sustente políticas públicas efectivas para el período presidencial 2018-2022.

*La autora es abogada, cofundadora Fundación ChileMujeres y Grupo3 (www.chilemujeres.cl // www.grupo3.org).

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon