Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cepal: con un 79,5% de la población viviendo en ciudades, los desafíos la calidad de vida, desigualdad y sostenibilidad

logotipo de Pulso Pulso 17-10-2016 Pulso

El desafío de urbanismo de América Latina y el Caribe, señala la Cepal, ya no es resolver los problemas de la transición del campo a la ciudad. Con un 79,5% de la población viviendo en zonas urbanas, la nueva cruzada es por mejorar la calidad de vida, eliminar las brechas de desigualdad y alcanzar la sostenibilidad en las ciudades.

En el marco de la conferencia internacional Habitat III, la agencia de las Naciones Unidas para la región latinoamericana presentó un documento con los seis puntos clave de su informe “Ciudades sostenibles con igualdad en América Latina y el Caribe”, que busca guiar los esfuerzos para avanzar hacia el urbanismo sostenible de las próximas dos décadas.

La región, destaca el informe, se caracteriza por un descenso en el ritmo de la migración rural-urbana y por una caída en las tasas de crecimiento de la población, además de un proceso de envejecimiento de la misma. A esto se suma, agregan, una alta concentración económica, poblacional y administrativa en pocas, grandes áreas metropolitanas.

Los factores negativos de la vida urbana en América Latina y el Caribe –como una planificación débil del crecimiento urbano, la baja productividad, la informalidad laboral y la falta de inversión en infraestructura– eclipsan los beneficios de las ciudades al desarrollo tales como las economías de aglomeración y de escala, la proximidad de los factores productivos y el intercambio de ideas e innovación.

La Cepal destacó los “logros significativos” de la región en materias como la reducción del déficit cuantitativo de viviendas y asentamientos informales. Si, por ejemplo, en 2005 un 25,5% de la población vivía en lugares calificados como “tugurios”, ese porcentaje se redujo a 21,2% en 2014.

© PULSO

Sin embargo, advierten, la desigualdad, la segregación y la seguridad ciudadana se mantiene como desafíos pendientes.

Otro factor de preocupación –en especial para las subregiones de Centroamérica y el Caribe– es el efecto del cambio climático, que produce impactos socioterritoriales desiguales, a la vez que las zonas urbanas producen problemas ambientales por su cuenta, debido a los patrones de producción, distribución y consumo privado.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon