Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Citi-Banchile positivo con el cobre en 2017: sube su apuesta desde US$2,3 a US$2,5 la libra

logotipo de Pulso Pulso 06-12-2016 Mariana Marusic

Un alza de 9,3% fue lo que hizo Citi Banchile para su pronóstico del precio del cobre del próximo año: ahora ven que el metal rojo se situará en los US$2,5288 la libra en 2017, versus los US$2,3133 que estimaban antes.

La división de estudios de la entidad también mejoró levemente su apuesta para la materia prima durante 2018: subió marginalmente su apuesta desde los US$2,7216 la libra a US$2,7556 la libra. Adicionalmente, mantuvieron sus proyecciones para los dos años siguientes: siguen estimando que en 2019 la principal exportación del país se situará en los US$3,0277 la libra y luego en US$3,1638 en 2020.

“La mayoría de los metales están terminando 2016 en territorio positivo, produciendo rentabilidad tangibles para los inversionistas por primera vez en seis años. Somos relativamente constructivos para 2017”, comenta el informe.

Esta nueva apuesta para el cobre llega en momentos en que el metal rojo registró un avance significativo durante el mes pasado: subió 18,9% en noviembre luego de mejores perspectivas para la demanda en China y tras el impulso también que le brindó la victoria de Donald Trump. Con todo, la materia prima ayer sumó un nuevo incremento: subió 2% hasta los US$2,6542 la libra.

La mejora en las perspectivas la hace Citi Banchile por tres motivos. Desde el punto de vista de la demanda, los economistas de Citi pronostican un crecimiento “más saludable” en la economía global, proyectando un aumento de 2,7% en el PIB mundial para 2017. Desde la perspectiva del suministro, en tanto, detallan que el crecimiento de la oferta “está disminuyendo en la mayoría de los metales industriales a precios recientes. La sobreoferta que fue inducida por los altos precios en la primera década de este siglo está finalmente siendo equilibrada”. Finalmente, explican que desde el punto de vista de los costos, la estructura “está llegando al final de un período de deflación persistente y récord”.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon