Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Colombia: firma de paz agudiza tensiones entre el Gobierno y la oposición

logotipo de Pulso Pulso 24-11-2016 Catalina Göpel

Hoy a las 11:00 hora local en el Teatro Colón de Bogotá, los colombianos volverán a presenciar la firma de un nuevo acuerdo de paz, ya que tras el rechazo al primer texto el 2 de octubre, la administración de Juan Manuel Santos presentó uno nuevo. 

Pero la producción del nuevo texto de 310 páginas no ha logrado apaciguar las tensiones entre el Gobierno y la oposición liderada por el ex Presidente Álvaro Uribe. 

El acuerdo que podría ser refrendado la próxima semana por el Congreso Nacional de ese país, cuenta con el apoyo de la gran mayoría del escenario político colombiano, pero el partido opositor Centro Democrático, ligado al uribismo rechazó nuevamente el pacto entre la administración de Santos y las Fuerzas Revolucionarias (FARC). ¿La razón?, el nuevo documento presenta mejoras en 56 de los 57 puntos planteados por la resistencia. 

“El que no recogen es el de la elegibilidad de los dirigentes en política”, dijo el politólogo colombiano Fernando Giraldo, y agregó que “la oposición está diciendo que deben pagar las condenas y el acuerdo no quiso resolver eso”. 

De igual manera lo que señala el nuevo acuerdo es que ahora “se creará y pondrá en marcha un comité de impulso a las investigaciones por delitos contra quienes ejercen la política y aquellos que atenten especialmente contra la oposición”, es decir, ahora se analizará cada caso de manera independiente y aislada sobre cada participación política. 

La nueva firma de paz supone un acuerdo definitivo “que ya no es sujeto a negociaciones y ajustes”, comentó Giraldo. 

Frente a lo anterior, el Centro Democrático señaló que el Gobierno engaña a Colombia con el nuevo acuerdo, “prefirió la imposición que divide a los colombianos” y no “el Pacto Nacional que crearía aproximaciones”. 

“Seguirá habiendo un ambiente de polarización en torno a los pasos venideros de la desmovilización”, dijo  Angélika Rettberg, directora del programa de investigación sobre la Construcción de Paz de la Universidad de los Andes de Colombia, y agregó que “el proceso va a tener que ganarse la legitimidad de varios sectores que cuestionan la voluntad de las FARC de dejar las armas y el narcotráfico”. 

Pero hoy la paz no sería el único foco de conflicto en Colombia. “Algunos sectores van a armar su campaña política de cara a las elecciones presidenciales de 2018” destacó Rettberg, y con el desacuerdo alcanzado “van a sacar ventaja electoral y contemplar cambios en el futuro” indicó la experta. 

A estas alturas, “el gobierno tiene una mayoría suficiente para lograr la refrendación en el Congreso”, sostuvo Giraldo, tanto así que Centro Democrático podría no votar. 

Sobre los efectos de la nueva firma, Fabio Moscoso, director del Grupo Entorno Económico de la Universidad EAN de Colombia, dijo que en el corto plazo no tendrá consecuencias económicas. “Sin embargo, se espera que después de la refrendación del acuerdo, el país reciba más inversión extranjera en sectores ligados a los servicios tales como el turismo y BPO (externalización de procesos)”.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon