Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Colombia y las FARC ponen fin a 52 años de guerra y la atención se vuelca al referendo

logotipo de Pulso Pulso 27-09-2016 Catalina Göpel, desde Cartagena de Indias

Frente a una audiencia de autoridades internacionales vestidas de blanco, en la ciudad colombiana de Cartagena de Indias, ayer pasadas las 19 horas el Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, junto al líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FARC), Rodrigo Londoño alias Timochenko Jiménez, instauraron con un “balígrafo” -una bala convertida en lápiz- el día de la paz en ese país, tras más de medio siglo de guerra.

“No más guerra que nos dejó cientos de miles de muertos. No más intolerancia. No más violencia”, dijo Juan Manuel Santos. “Hay que cambiar las armas por las ideas”, agregó. Por su lado, Timochenko declaró: “Este tratado de paz es una victoria de la sociedad colombiana y aspira a sellar para siempre la vía de las armas”. Y también ofreció “las más sinceras disculpas por todo el dolor causado durante la guerra”.

Mientras, miles de asistentes gritaban “sí se pudo” en la explanada de San Francisco del Centro de Convenciones de la ciudad amurallada.

“Es un momento mágico, porque un sueño colectivo como es la paz se concreta después de 50 años” dijo Alan Jara, director para la Unidad para las Víctimas, institución creada en 2012 para dar cumplimiento a las medidas de atención, asistencia y reparación integral a las víctimas del conflicto armado interno.

Jara sufrió en carne propia las consecuencias de la lucha armada más extensa de la región. Estuvo secuestrado por las FARC entre 2001 y 2009 un total de 2.760 noches que según dice fueron una experiencia que no le desea a nadie. “No solo le afecta a uno como persona sino que también a la familia y eso es lo que no quiero que pase nunca más”, sentenció.

Con esto Santos da paso a la materialización de la Paz tras largos años de intentos fallidos. 

En Colombia, la Presidenta Michelle Bachelet, participó de un almuerzo privado ofrecido en honor a los jefes de Estado y directores de organismos presentes en la jornada. En ese marco, señaló que Chile cooperará en el referendo del próximo domingo, donde los colombianos ratificarán el acuerdo, con 75 efectivos en las zonas de verificación. Además, nuestro país será garante en las próximas negociaciones. “Esperamos que este acuerdo de paz sea un incentivo importante (...) y en menor tiempo se puedan retomar todas las negociaciones con el Ejército de Liberación Nacional”, señaló la mandataria.

Chile deberá velar por 180 días el desarme y la desmovilización en 23 espacios entre zonas de verificación y campamentos donde se reunirá a todas las fuerzas, hasta que se materialice el proceso, entre lo que se cuenta la devolución total de las armas.

Pero no todo fue paz ayer en Colombia, más de 2.000 personas se unieron a la fuerza del “No” liderada por el ex presidente Álvaro Uribe. Los gritos y las pancartas con frases “fuera Santos”, “no más FARC” y “no al acuerdo falso” se apoderaron de las calles de la ciudad amurallada mientras Uribe reiteraba el llamado al rechazo: “estamos aquí para decir no a los terroristas”.

Lo que viene

Fueron más de tres intentos de negociaciones fallidos con las FARC, pero finalmente el domingo los colombianos deberán responder: “¿Apoya usted el acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera?”, una pregunta que resumirá las negociaciones sostenidas desde 2012, y a través de un “Sí” o un “No” manifestarán su decisión.

Según la justicia, para que gane la opción del “Sí” deben apoyar 4,5 millones de votantes, lo que se traduce en un umbral de 13% del padrón electoral. La refrendación ciudadana no es una obligación, pero según la presidencia su objetivo es garantizar que las personas sean las que tengan la última palabra de lo pactado entre el Gobierno y las FARC. Pero de resultar ganadora la opción del “No”, el Presidente Santos no podrá incorporar lo aprobado dentro de la actual Constitución colombiana.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon