Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Concha y Toro usará parte de sus hectáreas para desarrollo inmobiliario

logotipo de Pulso Pulso 05-01-2017 Pulso

Si en el año 2000, Concha y Toro tenía 6.600 hectáreas, a 2016 el número más que se duplicó, llegando a las 17.000. Este fue el motivo principal que llevó a la compañía -controlada por la familia Guilisasti- a dar un pasó más en su negocio vitivinícola. Dado la plusvalía que han ido reportando sus terrenos y una serie de ofertas tras ellas, optaron por debutar en el negocio inmobiliario, creando una filial especialmente dedicada a la gestión de esta nuevo unidad de negocios. De hecho, se armará una administración especial en gestión inmobiliaria. 

“En el marco de lo que ha sido este plan de compras permanente de terrenos y tras analizar la valorización progresiva que han alcanzado estas hectáreas, hoy damos un paso significativo e ingresamos al negocio inmobiliario para maximizar el valor económico de nuestros activos agrícolas, principalmente los que están localizados en zonas urbanas y rurales de alta plusvalía”, señaló el gerente general de Viña Concha y Toro, Eduardo Guilisasti. Añadió que: “Esto nos abre oportunidades de crecimiento insospechadas debido al retorno que se puede obtener con una gestión estratégica y gradual de estos valiosos terrenos. Esta es una ampliación y redireccionamiento en el uso de los activos que posee la Viña permitiendo elevar la rentabilidad de nuestro negocio vitivinícola”.

Los planes de la firma no apuntan a vender tierra. La idea consiste en poder asociarse, por ejemplo, con empresas constructoras para que ellas gestionen las iniciativas, mientras que la viña pone los terrenos y ambos comparten los retornos. Esto se materializaría sólo sobre los terrenos vacíos o donde están plantadas uvas masivas. Los paños con cepas premium o súper premium, quedan fuera. 

Sólo en la Región Metropolitana, y en las comunas de Puente Alto, San Bernardo y Buin, los paños de la firma alcanzan las 400 hectáreas, sin contar las hectáreas destinadas a la producción de alta calidad. Además, la firma tiene un número importante de hectáreas en terrenos colindantes a desarrollos urbanos con potencial inmobiliario en Chile. 

“Si uno observa la velocidad con que avanza el desarrollo actual del país, se entiende que los activos de la Viña hayan ido también modificando su valor económico y lo seguirán haciendo. Debemos estar preparados y con un área especialmente dedicada que pueda ir tomando las mejores decisiones en estas materias”, dijo Guilisasti.

Ayer, la compañía realizó un conference con analistas para explicar tal decisión. La acción de la firma subió 1,36% durante la jornada.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon