Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Crecen tensiones entre Israel y administración de Obama a menos de un mes de su salida

logotipo de Pulso Pulso 29-12-2016 Francisca Guerrero

En Israel siguen con ansias la cuenta regresiva de Barack Obama en la Casa Blanca. Las últimas decisiones del actual gobierno de Estados Unidos han desatado la ira de sus clásicos aliados del Medio Oriente, para quienes el discurso de John Kerry fue la gota que rebalsó el vaso. 

“Israel no será sermoneado sobre la importancia de la paz por líderes extranjeros. Nosotros somos los más interesados en la paz”, señaló Benjamín Netanyahu en una conferencia de prensa ofrecida en respuesta a la que dio horas antes Kerry. 

Y es que el diplomático top de la administración Obama defendió la abstención de su país en el Consejo de Seguridad de la ONU, donde se condenaron los asentamientos israelitas en territorios palestinos, señalando que se buscaba  preservar la posibilidad de paz entre las partes en conflicto. 

“Pese a nuestros mejores esfuerzos en estos años, la solución de dos estados corre ahora un serio riesgo”, dijo Kerry, agregando que “no podemos, conscientemente, no hacer nada y no decir nada, cuando vemos desmoronarse la esperanza de la paz”. 

Además, se mostró crítico con la situación actual, indicando que “la verdad es que tendencias en el terreno - violencia, terrorismo, incitación, expansión de asentamientos y la aparentemente interminable ocupación - están destruyendo las esperanzas por paz en ambos lados y consolidando una realidad irreversible de un único estado que la mayoría de la gente realmente no quiere”.

Estas palabras cayeron como balde de agua fría. Si la abstención en la ONU fue una señal de cambio en la política de EEUU, el giro se confirmó con el discurso de Kerry, calificado por Netanyahu como “sesgado” contra Israel. 

“Durante cerca de una hora, habló de forma obsesiva sobre los asentamientos y apenas tocó las raíces del conflicto: la oposición palestina a un Estado judío cualesquiera que sean sus fronteras”, agregó el líder israelí, que además cuestiono directamente a Kerry: “¿Eso es lo qué tiene que decir el secretario de Estado de EEUU, la potencia más importante del mundo?. ¿Eso es lo que tiene que decir durante una hora el secretario de Estado como conclusión a sus funciones?”. 

A espera de Trump En este marco, el gobierno de Israel se mantiene a espera de la llegada de Donald Trump a la presidencia. 

“Israel espera trabajar con Trump para mitigar el daño que esta resolución (la de la ONU) ha hecho y, en última instancia, para revocarla, esperamos que la administración saliente de Obama evite más daños”, dijo categóricamente Netanyahu. 

De hecho, ayer el presidente electo se cuadró nuevamente con el país del Medio Oriente. Vía Twitter señaló que “no podemos continuar dejando que Israel sea tratado con ese inmenso desdén y falta de respeto”. 

Trump destacó que ambos países disfrutaban de una gran amistad, pero que ya no es así. “¡El comienzo del fin fue el acuerdo con Irán y ahora esto (ONU)!”, escribió el magnate en su cuenta en la red social. 

Es este marco, hizo un llamado fuerte y claro. “Mantente fuerte Israel, el 20 de enero se acerca rápidamente”, en referencia a la fecha en que asume la presidencia. 

Más problemas

Además de los conflictos que enfrenta Netanyahu con EEUU, y otros países que respaldaron la resolución de la ONU, encara importantes desafíos a nivel interno. 

Un fiscal general de Israel ordenó a la policía la apertura de una investigación criminal en contra del Primer Ministro, en dos causas que no fueron especificadas, según consignó el medio local Chanel 10. 

Además, Netanyahu ayer se vio obligado a suspender la aprobación de nuevas viviendas en colonias de la parte palestina ocupada de Jerusalén. “El presidente de la Comisión de Planificación y vicealcalde, Meir Turjeman, dijo que fue el primer ministro quien ordenó posponer la aprobación de 492 viviendas para evitar un conflicto con el gobierno estadounidense”, dijo a Efe el miembro de dicho comité Hanán Rubín.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon