Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Crecimiento en las ventas de autos en EEUU se acabaría en 2017

logotipo de Pulso Pulso 31-12-2016 Bloomberg

Aunque aún es difícil determinar si en 2016 se registró otro récord en las ventas de automóviles en Estados Unidos, lo que sí está claro es que la era de rápido crecimiento llegó a su fin.

Analistas pronostican para 2017 la primera baja significativa en ocho años –una caída de 200.000 vehículos, lo que aproximadamente equivale a la producción de una fábrica– a 17,3 millones de automóviles y camionetas livianas. Mientras los consumidores de mayores ingresos seguirán comprando vehículos de lujo cargados de funciones de alta tecnología, los analistas dicen que los mayores gastos perjudican a los compradores menos adinerados.

“Las ventas de autos han experimentado una racha sin precedentes que simplemente no podía durar para siempre”, dijo Michelle Krebs, analista sénior de Cox Automotive. “El aumento en los precios de la gasolina y las crecientes tasas de interés ponen presión en los presupuestos de los hogares”.

Hay un comodín para la industria automotriz estadounidense en el nuevo año: la llegada de Donald Trump como presidente el 20 de enero. Durante la campaña, Trump habló de políticas que tienen el potencial de ayudar a las ventas de autos –por ejemplo, el recorte de impuestos– o perjudicarlas, como el incremento de los aranceles a los vehículos importados.

© PULSO

Cuando las automotrices publiquen el miércoles sus resultados, los analistas estiman que las ventas desestacionalizadas de diciembre se ubicarán en una tasa anualizada de 17,6 millones de autos y camionetas, un aumento en relación a las 17,5 millones de diciembre de 2015 y probablemente suficiente para superar el total de ese año, que también fue de 17,5 millones.

Un desafío es que hubo un día menos de ventas este diciembre en relación al mismo mes del año anterior. Y otro es que diciembre puede frustrar a los anunciantes de autos que se ven atrapados entre los esfuerzos de ventas del Viernes Negro y la abrumadora publicidad de fin de año por otros bienes de cosumo.

Mes complicado
“Diciembre es un mes algo complicado”, especialmente desde el 10 al 26, dijo Cynthia Brown, gerente nacional de publicidad para concesionarios de Toyota.

General Motors Co., la mayor automotriz estadounidense, podría registrar un crecimiento de 4,4 por ciento, según la estimación promedio de analistas. Por su parte, Fiat Chrysler, que discontinuó sus sedanes compactos y de tamaño medio, sufriría una caída de 14 por ciento, mientras Ford, Toyota, Honda y Nissan registrarían bajas inferiores a 3 por ciento.

Sea cual sea el resultado de 2016, ha sido una racha increíble: desde las profundidades de la recesión, las ventas de vehículos livianos en el mercado más lucrativo del mundo han crecido en promedio a un ritmo mayor a un millón de unidades al año y han registrado un período sin precedentes de crecimientos anuales.

Qué depara el futuro
La mayoría de las automotrices anunciarán sus proyecciones para 2017 el próximo mes cerca de la fecha de la exposición del Salón del Automóvil Internacional de Norteamérica en Detroit.

La estimación promedio alcanzada en un sondeo de Bloomberg a analistas ha aumentado a 17,3 millones de autos y camionetas livianas, desde un promedio de 17,2 millones en noviembre.

Una razón para las mayores estimaciones es Brian Johnson de Barclays, uno de los analistas más pesimistas este año, quién elevó su estimado para la industria en un informe del 16 de diciembre sobre los efectos del gobierno de Trump. Quien una vez pronosticara un “estancamiento que se erosiona”, ahora proyecta simplemente un estancamiento.

“En 2017, los recortes de impuestos, nuevos estímulos fiscales, así como mejorados ‘espíritus animales’, podrían fortalecer el gasto del consumidor y extender el ciclo automotriz”, escribió Johnson. La confianza del consumidor en Estados Unidos, que se recuperó desde los niveles más bajos registrados a un nivel sobre el promedio durante la presidencia de Barack Obama, ha seguido creciendo desde la elección de Trump y en diciembre alcanzó el nivel más alto desde 2001.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon