Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cristián Larroulet: "Chile no se jodió. Con un gobierno que despeje la incertidumbre se puede volver a crecer incluso al 5%"

logotipo de Pulso Pulso 08-08-2016 Carlos Alonso

Fue uno de los cinco ministros del Gobierno de Sebastián Piñera que permaneció durante todo el período presidencial. Al igual que Edgardo Boeninger, Larroulet desempeñó el cargo de ministro de la Secretario General de la Presidencia durante todo un período de gobierno.  Ahora, alejado de política diaria, está dedicado a la academia, ya que desde junio de 2014 volvió a la Universidad del Desarrollo (UDD) primero realizando clases, para luego asumir como director de investigación de la Facultad de Economía y Negocios de dicha casa de estudios. Desde está óptica no ha dejado de seguir de cerca la contingencia del país, y si bien tiene una mirada crítica sobre el actual Gobierno, su perspectiva hacia adelante es positiva. 

¿Cómo define el momento actual del país?
El país está cosechando los errores de diagnóstico y de las equivocadas políticas públicas que tuvo la Nueva Mayoría. La economía crece a una tasa muy menor e insuficiente para los desafíos que tiene Chile y, por ello, vamos a tener un deterioro en el propósito central de este Gobierno, que era hacer del país una sociedad más equitativa.

El presidente Ricardo Lagos dijo que ésta es la peor crisis institucional que atraviesa Chile,  ¿comparte  esa apreciación?
No lo comparto. El ex Presidente Lagos equivoca el diagnóstico, porque no es una crisis institucional, sino que es el producto del equivocado diagnóstico del país de la Nueva Mayoría y del mal Gobierno. Eso es lo que ha producido esta situación. Hay problemas de prestigio del sistema político y de las instituciones, pero son abordables, y nosotros cuando fuimos Gobierno lo estábamos haciendo, por lo tanto, lo que produce este quiebre son las reformas y la manera de gobernar. 

¿Otra forma de enfrentar las demandas de la ciudadanía no habría generado este descontento de la población contra las instituciones?
Por supuesto. El principal error es el diagnóstico de creer que el malestar de los ciudadanos era contra el modelo económico de los últimos 30 años y que se resolvía pasando la retroexcavadora. Todo eso es lo que ha precipitado el deterioro de la imagen de la ciudadanía en las instituciones políticas. 

De alguna manera, la demanda de la ciudadanía era una señal de descontento hacia el modelo económico, ya que el progreso no estaba llegando a todos por igual.
Claro que habían demandas, si el país quiere seguir progresando. Todos estamos de acuerdo en que se debe seguir mejorando la calidad de la educación, perfeccionar el sistema de pensiones, pero eso es una cosa distinta a desconocer lo que se había hecho. Las sociedades se van construyendo como una casa, y si bien en Chile había que arreglar algunas partes del primer piso, agregar un segundo piso, perfeccionar el techo, no había que votar la casa para partir de nuevo. 

Pero, por algo ese malestar se reflejó en la aprobación de un programa de Gobierno más de izquierda.
Siempre hay malestar ciudadano, siempre hay sectores de la sociedad que quieren que se avance más rápidamente, y siempre hay problemas. Pero la tarea de los gobiernos es responder a esas dificultades. Las personas querían mayores oportunidades, pero para todos, no para un grupo.

Una de las demandas ciudadanas que apareció hace poco en la agenda fue el descontento por el sistema de pensiones, ¿cómo ha visto la respuesta que ha dado el Gobierno?
Este Gobierno está teniendo tantos problemas que había descuidado el tema previsional. Si bien formó una comisión para analizar y entregar alternativas, no se sabía mucho de ese trabajo hasta ahora. La calidad de los gobiernos en las sociedades modernas es mayor, ya que la ciudadanía está más informada y empoderada, por ello, lo que lo que estamos viendo ahora es la reacción de un Gobierno que se quedó un poco pasivo frente a esta materia. 

¿Cuál es la fórmula que se debería explorar para mejorar el sistema?
Se deben aumentar los niveles de ahorro, adaptar la edad de jubilación a la nueva expectativa de vida, hacer el sistema más competitivo y eficiente, mejorar el pilar solidario, y mejorar la educación previsional. El próximo Gobierno sí o sí tendrá que hacer cambios al sistema de pensiones, pero manteniendo la lógica del sistema de capitalización individual. 

La economía se mantiene con un crecimiento en torno a 2% y parece que seguirá en ese nivel por un período prolongado, ¿qué le pasó al país que su crecimiento se ha estancado en estos niveles?
El crecimiento potencial de Chile, que hace tres años era 4,5% hoy está más cerca de 3%, por eso no es raro que el FMI y la OCDE, estén proyectando para la próxima década tasas de crecimiento en torno a 2% a 2,5% y  los más optimistas en 3%. Ahora, esos son los datos duros, pero detrás de este deterioro en el crecimiento está la incertidumbre y el deterioro de algunas instituciones económicas como el respeto al derecho de propiedad, el derecho al libre emprendimiento, el deterioro de la disciplina fiscal, esas son las instituciones que en este Gobierno se han cuestionado. Todo esto genera incertidumbre y se deja de invertir. 

¿Y estos niveles de crecimiento se pueden mantener en este nivel  o hay forma de revertirlo?
Estamos en una situación compleja, pero ¿significa esto que -y utilizando la frase de Mario Vargas Llosa ¿cuándo se jodió Perú?-, que Chile está jodido?, yo digo que no, que Chile no se jodió y que puede retomar el crecimiento económico. Con un gobierno que despeje la incertidumbre, defina políticas públicas pro inversión, pro empleo, pro innovación, el país en el próximo período presidencial puede volver a crecer incluso hasta 5%. 

 ¿Qué tan factible es lograr ese objetivo en el corto plazo?
Un análisis riguroso de los procesos económicos tiene que mirar las bases del crecimiento, y ahí vemos que están sólidas y además hay proyectos de inversión que están paralizados, pero listo para iniciarse. Hay capacidad en la fuerza de trabajo, hay emprendedores. El problema es que debemos despertar esas fuerzas y volver a defender claramente el derecho a propiedad, volver a retomar un balance estructural, volver a un sistema tributario que incentive el ahorro y la inversión. 

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon