Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cruch se divide por cambios a la reforma de educación superior

logotipo de Pulso Pulso 20-10-2016 Úrsula Schüler

De cara al envío de las modificaciones al proyecto de reforma de educación superior, la ministra Adriana Delpiano recibió ayer a los representantes del Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas (Cruch).

El Cruch llegó con una propuesta para la ministra, quien se comprometió a entregarles una respuesta el lunes. Mientras, la autoridad Mineduc les habría adelantado que entre los ajustes a la reforma estará la reposición de los aportes basales para el Cruch, la administración de la PSU por parte de un organismo colegiado y el fortalecimiento de las universidades públicas,  

Y pese a que las autoridades llegaron juntas, tras la cita el G9 advirtió que no estaba de acuerdo con el documento entregado a la ministra. El presidente de la agrupación de las instituciones no estatales del Cruch, Claudio Elórtegui, explicó que en la propuesta faltaba incorporar la solicitud de que la reforma garantice la igualdad de trato entre las universidades estatales y no estatales del Cruch.

En tanto, el presidente del Consorcio de las Universidades del Estado de Chile (Cuech), rector Ennio Vivaldi, acusó “flojera política” por parte de las autoridades frente al proyecto de reforma de educación superior y la glosa presupuestaria de la gratuidad 2017 y pidió que las indicaciones refuercen el rol de las universidades del Estado.

El vicepresidente del Cruch, rector Aldo Valle, sostuvo que la próxima semana tendrán una plenaria en la que esperan zanjar sus diferencias.

Previamente, los jefes de senadores del PS y el PPD, Guido Girardi y Carlos Montes, entregaron ayer un documento que trabajaron junto al jefe del comité de senadores de la DC, Andrés Zaldívar, y los rectores de las Ues del Estado.

Montes y Girardi advirtieron que si el proyecto de reforma no incorpora estas modificaciones, correrá un serio riesgo de ser rechazado en el Congreso, tal como pasó con la ley corta para corregir los errores del padrón electoral.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon