Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Daragh Maher y peso chileno en 2017: "(Dependerá de) qué pasará en las presidenciales y con el cobre"

logotipo de Pulso Pulso 02-11-2016 Francisca Guerrero

La elección presidencial de Estados Unidos es lo que genera más incertidumbre respecto a lo que sucederá en el mercado de monedas el próximo año, de acuerdo a Daragh Maher, estratega de divisas de HSBC en Nueva York, quien también destaca la incógnita sobre los comicios presidenciales de Chile a la hora de analizar el desempeño que tendrá la moneda nacional en 2017.  

¿Qué espera para el peso chileno el próximo año?

- El peso chileno ha tenido un desempeño bastante bueno. El precio del cobre se fortaleció, la oposición tuvo un buen resultado en las elecciones, ya tienen decidido el nombre del nuevo presidente del Banco Central y todo eso ayuda. De todas maneras, todavía se requiere precaución, porque las recientes elecciones no dan certezas sobre lo que pasará en las presidenciales, tampoco hay seguridad respecto a lo que pueda ocurrir con la oferta y demanda del cobre. Por ahora, prevemos un leve debilitamiento desde los $650 el dólar hasta $660.

¿Cuáles fueron las monedas ganadoras y perdedoras de 2016?

- El mayor ganador ha sido el yen que ha estado bastante fuerte a lo largo del año, en gran parte gracias a la creciente toma de conciencia de quienes hacen las políticas respecto a que no pueden continuamente diseñar un yen más débil.

También hay que contar dentro de los ganadores de este año al real brasileño, que refleja la transición política del país. También tuvo un buen desempeño el rublo ruso. 

Al otro extremo, el mayor perdedor por su puesto es la libra británica, porque los mercados reflejaron el inesperado voto a favor del Brexit.

En cada moneda, por supuesto, hubo factores locales que explican su performance, pero en general las monedas de los mercados emergentes lo hicieron bastante bien. 

¿Se mantendrán estas tendencias en 2017?

- Algunas de ellas sí. Para los mercados emergentes hay que considerar algunos factores como que la Fed no estaría subiendo sus tasas agresivamente, la estabilización del crecimiento económico de China y del mercado de commodities. Hemos visto ese comportamiento durante un tiempo y al parecer va a persistir. No anticipamos que la Fed inicie un ciclo de aumentos rápidos de su tasa, China crece a 6,7% por varios trimestres y por el lado de los commodities vemos que específicamente el petróleo esta en torno a US$50 el barril y podría haber una disminución de la producción que ayude al precio.

Si tomas esos tres factores como un punto de partida, podemos decir que la tendencia va a persistir durante el próximo año. Por lo tanto, habrá que estar más atentos a los factores locales.  

¿El contraste entre la política de la Fed y de los otros grandes bancos centrales podría tener alguna consecuencia a nivel de monedas?

- Es cierto que esta diferencia ha sido un factor que se considera en el análisis del mercado de divisas, pero lo que hemos visto en el último año y medio es que ese enfoque no siempre ha sido el más acertado. No me parece que lo crucial sea que la Fed esté subiendo tasas mientras otros la están bajando, lo importante es reconocer qué es lo que está cambiando. Por ejemplo, hace una año atrás se esperaba que la Fed aplicara varios incrementos tasas y hasta ahora solo aplicó una vez, lo que contribuyó a la debilidad del dólar. Al mismo tiempo, la gente esperaba que el BCE desplegara un agresivo relajamiento pero finalmente solo agregó un programa de estímulos modesto.

Por lo tanto, es cierto que la Fed sigue subiendo su tasas mientras que otros la bajan, pero en términos de qué es lo que está cambiando lo que vemos es que el ajuste de la política de la Reserva Federal ha sido menor de lo esperado y que el relajamiento del BCE también ha sido menor.    

En ese marco, ¿qué espera para le próximo año para el dólar?

- Eso depende de dos cosas. Lo más inmediato es saber quién ganará las elecciones presidenciales. Lo segundo a considerar es el ciclo, es decir, saber si los números de EEUU se fortalecerán o debilitarán. Lo que determina al dólar son los mimos tres factores que determinan a cualquier moneda: cíclicos, estructurales y políticos, este último es el que genera más dudas en este momento.

¿Qué podría pasar exactamente en el mercado de divisas dependiendo de quien gane la elección presidencial en EEUU?

- Para el dólar ambas posibilidades son mixtas. Con Hillary Clinton las cosas continuarían como están ahora, es decir un escenario favorable para las monedas de mercados emergentes, el dólar y el euro moviéndose más o menos estables. 

Pero si nos ponemos en el escenario de un triunfo para Trump y la implementación de las políticas que ha prometido, en términos comerciales, grandes estímulos fiscales, reducción de los impuestos y el endurecimiento de las políticas de inmigración, tendríamos un escenario bastante más desfavorable para las divisas de los mercados emergentes, contra las cuales el dólar se fortalecería. Al mismo tiempo, se debilitaría contra las monedas de los mercados desarrollados. Ciertamente habría más volatilidad. 

¿Qué podría pasar con la libra considerando que abunda la incertidumbre respecto a las negociaciones del Brexit?

- Claramente hay mucha incertidumbre y creemos que la libra se va a seguir debilitando frente al dólar. El proceso del Brexit seguirá en curso, pero también hay asuntos mecánicos estructurales. En estos momentos hay un déficit de cuenta corriente en el Reino Unidos y es posible que continúe, lo que pone mucha presión a la baja sobre la libra. 

¿Terminó el proceso de ajuste del yuan?

- La moneda china ha enfrentado algunos periodos de alta volatilidad, como ocurrió en agosto del años pasada y a principios de 2016, pero durante los últimos meses ha permanecido bastante estable. Hemos visto algunas presiones durante las últimas semanas, la salida de capitales ha comenzado nuevamente y las reservas están algo más bajas, pero estos movimientos son a una escala manejable y no deberíamos ver tanta volatilidad.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon