Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Datos de seguro de cesantía y AFP reflejan menor deterioro de empleo con contrato

logotipo de Pulso Pulso 02-09-2016 Carlos Alonso

”Los datos administrativos muestran que se siguen creando empleos formales en nuestro país”. Esa fue la frase que el miércoles lanzó la ministra del Trabajo, Ximena Rincón, luego de conocer que la tasa de desempleo, que mide el Instituto Nacional de Estadísticas, (INE) escalara hasta 7,1%, su mayor nivel desde septiembre-noviembre de 2011. Pero ¿qué dicen los datos administrativos a los que hizo referencia la titular de Trabajo?. 

De acuerdo a la Superintendencia de Pensiones, las cotizaciones de AFP de dependientes -que reflejan el empleo con contrato de trabajo- subieron en junio 2,7% frente al 0,2% que creció el empleo asalariado en el trimestre móvil mayo-julio del INE. Mientras que las cotizaciones de seguro de desempleo subieron 2,5% en mayo (último dato disponible), mientras que el empleo asalariado del INE lo hizo en 0,4% en esa fecha. 

Estas cifras le dan la razón a la ministra del Trabajo, sin embargo, los expertos afirman que no sólo se debe mirar el dato puntual de un mes en particular, sino que la tendencia y eso, a juicio de los expertos, se está deteriorando. Además, coinciden en que al considerar sólo los asalariados con contrato de trabajo se capta el 60% de la fuerza de trabajo, dejando fuera el 40% restante que se desempeñó en empleos por cuenta propia. Por todo ello, lo más recomendable es complementar la información de ambas fuentes de información. Es más, el propio Banco Central publicó hace unas semanas un estudio donde determinó que la tasa de desempleo pudo haber perdido utilidad como indicador del mercado laboral, por ello, también llamó a que se incluyan indicadores de flujos como vacantes de empleo, despidos y uso del seguro de cesantía dentro del análisis. 

Cecilia Cifuentes, académica de la Universidad de Los Andes, aseveró que “las dos fuentes de información son valiosas. Los datos administrativos tienen la ventaja de ser cifras objetivas, y apuntan a la cantidad de personas que efectivamente cotizaron, pero son insuficientes para tener una panorámica completa del mercado laboral, porque deja a fuera a los trabajadores independientes y por cuenta propia, que por lo demás son el 40% de la fuerza de trabajo del país”. Felipe Alarcón, economista de Euroamerica tuvo una visión similar. “Los datos administrativos entregan información parcial, porque sólo incluye a los trabajadores con contrato, por ello, lo más recomendable no es mirar un dato de un mes, sino que las tendencias, y por ello es mejor para el análisis complementar la información que entregan los datos administrativos con los que revela la encuesta de empleo del INE”. 

Perspectivas 

Si bien hasta ahora, el empleo formal asalariado sigue creciendo, las perspectivas no son del todo auspiciosas. De acuerdo al economista jefe de Bci, Sergio Lehmann, “dada la debilidad de la economía y la mayor rigidez en el mercado del trabajo que introduce la reforma laboral, lo que eleva el costo de la mano de obra, vemos malas perspectivas para el empleo asalariado”. Por ello, prevé que “se registrarían pérdidas en puestos de trabajo en este segmento hacia los próximos meses, compensadas solo parcialmente hacia fin de año por empleo agrícola, producto de las actividades estacionales propias de este sector”. Así, Lehmann subrayó que el empleo asalariado debería mostrar caídas adicionales, compensadas muy parcialmente por el trabajo por cuenta propia, el cual ha experimentado un crecimiento importante en el año, en torno a 90.000 trabajadores, y en cerca de 160 mil si se consideran los últimos dos años. “Estas cifras esconden un mercado laboral frágil, dando cuenta de que un grupo importante de personas tiene empleos de mala calidad y sin acceso a prestaciones sociales”, acotó.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon