Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

David Bravo y discusión previsional: "Ha existido una inercia en la toma de decisiones"

logotipo de Pulso Pulso 22-12-2016 Cecilia Arroyo

La búsqueda de un consenso social y político para la mejora del sistema previsional chileno, es para David Bravo la principal virtud del debate previsional desarrollado durante 2016. Sin embargo reconoce en este proceso algunas nebulosas que habrían distorsionado el eje del debate. En medio del desfile de propuestas y discrepancias políticas en torno a qué hacer, el ex presidente de la comisión asesora presidencial para un reforma al modelo previsional, afirma que el debate “se ve enredado”, siendo uno de sus rasgos más característicos la incertidumbre respecto de qué hará el Gobierno. Para Bravo la responsabilidad mínima de éste es ordenar la discusión. “La pregunta es cuán posible va a ser habiendo tantas voces al interior y tanto ruido del nuevo Gobierno que viene”, sostiene.

El economista acusa falta de foco respecto del tema central que debiera guiar el debate: las bajas pensiones y tasas de reemplazo; ausencia de una meta definida e “inercia en la toma de decisiones”, por parte del Gobierno respecto de medidas complementarias de perfeccionamiento al sistema. Asegura que el riesgo mayor, “es que no quede en nada y se hayan perdido cuatro años de trabajo”.

¿Ganó la presión política? 

-Ha estado siempre mezclado, lo cual está bien cuando no hay buenos diagnósticos, pero es raro que todavía se mantenga, aun cuando hubo influencia de los movimientos sociales. Se confunden objetivos con instrumentos, y lo que queremos de todo esto es que hayan mejores pensiones y que se eleve la tasa de reemplazo. Ese debiera ser el foco y debiera ser explícito, para que todas las propuestas vayan en esa dirección, considerando los fundamentos empíricos y la sustentabilidad económica.

¿Por qué no se avanza?

-Hoy tenemos muchos más datos y sabemos el costo. Está todo para hacer una discusión más ordenada. Ahora el análisis debe hacerse con una visión de 50 años o hasta 75 años, que es el tiempo en que madura un sistema en general y, por lo tanto, hay que hacer simulaciones con esa perspectiva. Tiene que aumentar el ahorro y para ello deben estar claras las metas.

¿Cuál debiera ser la meta?

-No se ha hablado de eso. Se habla de la promesa en tasa de reemplazo, de las expectativas, o incluso de montos. Pero en la discusión política debiera haber un punto de partida para la discusión, claro, concreto. Si uno no pone metas, son sólo promesas en el aire. Y si pones una meta, hay que aplicarla con gradualmente y evaluarla en el tiempo (...) Chile siempre está a la cola de OCDE por lo tanto alcanzar el promedio de la tasa de reemplazo en esos países es respetable: 61% para alta densidad de cotizaciones, y 66% para 100% de densidad de aportes.

¿Ve viable de llegar a un proyecto concreto con esa meta?

-La responsabilidad mínima que tiene (el Gobierno) es ordenar al discusión, la cancha. Ahora la pregunta es cuán posible va a ser habiendo tantas voces al interior y tanto ruido del nuevo Gobierno que viene. ¿Qué peso puede tener lo que el Gobierno entregue? Creo que el peso más importante es que este Gobierno inició la discusión y se comprometió a llevarla a un puerto y, por lo mismo, el escenario de que no haga nada, es peor, porque la discusión quedará suelta y sujeta a cualquier cuestión espontánea que surja en la campaña. 

¿Qué debe hacer el Gobierno? 

-Yo creo que tiene que ordenarse. La Presidenta tiene un compromiso. El ministro (Rodrigo) Valdés está empoderado y la nueva a ministra del Trabajo, muestra que se ha ido ordenando dentro del Gobierno. Entonces no sería explicable que esto se postergara y se dejara a una próxima administración. No es coherente con una Presidenta que formó una comisión, que antes tuvo una reforma exitosa en materia previsional y que hizo un discurso de cara a la ciudadanía.

El problema parece ser la falta de acuerdo político, ¿cómo se puede superar esa barrera?

-Es complejo. La pregunta es que puede hacer este Gobierno y una administración sensata para avanzar en esto. Creo que no puedes hacer propuestas desechables o que no duren más de un día. Y por otro lado, honestamente creo que el escenario de que no haya nada, tampoco existe, porque simplemente no es admisible. Esta es una de las áreas en las que la Presidenta ha dado la cara directamente, y por eso creo que el escenario de que esto termine en otro anuncio o un nuevo “libro blanco” no tiene sentido. Por supuesto que se complica más mientras menos peso tenga el Gobierno y más dificultades tenga la coalición. Pero estoy seguro que habrá un Gobierno saliente que hablará a la ciudadanía y le dirá qué es lo que piensa, cuál es el camino para hacer mejoras y porqué llegaron a tal convicción.

¿Se justifica la demora hasta ahora en la toma de decisiones?

-Es difícil porque son temas que requieren un consenso mínimo. La comisión Bravo partió inicios del Gobierno y por eso, si no hay un avance en esta materia, vamos a haber perdido cuatro años. Por otro lado, uno puede entender que hay reformas que son serias y vale la pena discutirlas bien socialmente y tomarse tiempo. Pero cada momento que pasa, en que en definitiva estamos haciendo nada, profundizamos lo mal que estamos. De hecho había un cronograma para la incorporación de independientes que se corrió. O sea, en la práctica, ha existido una inercia, una inacción, en la toma de decisiones. Por ejemplo, se podría estar haciendo mucho en el ámbito de la educación previsional, un montón de cosas. La pregunta es por qué esos ajustes deben esperar a que las reformas estructurales se hagan. Otro ejemplo: está super claro qué hacer en morosidad previsional, hay estudios, propuestas, etcétera. Qué tiene que ver eso con l discusión que estamos teniendo hoy día. Por qué no se está haciendo nada. Cómo qué todo se estanca. 

¿Le falta carácter o liderazgo al Gobierno para avanzar?

- Ha faltado la dimensión de orden. Las sociedades deben debatir, pero tal vez afecta negativamente que tengamos gobiernos tan cortos en los que hay que mostrar resultados. Políticas como ésta, de largo plazo, no pueden estar cambiando en cada gobierno. Entonces, está bien tomarse el tiempo, pero el tema ya esta dando bote. En lo que estamos todos de acuerdo es que de si acá salen ciertos consensos mínimos, no fue una pérdida de tiempo. Pero lo que me preocupa es que efectivamente hay cambios que, en cualquier escenario, hay que hacer: subir la cotizaciones, pero también incorporar a los independientes, solucionar las morosidad previsional que son cosas que están detenidas porque se espera, por alguna razón equivocada, una reforma.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon