Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Decisiones tributarias de fin de año

logotipo de Pulso Pulso 28-12-2016

Antes de que termine este año, creo que es recomendable que todas las personas que tengan acciones, derechos sociales o inmuebles revisen su situación, y tal vez deban aprovechar algunas oportunidades de venta en los próximos días.

a)Acciones y derechos sociales. En el caso de las acciones y derechos sociales, sólo hasta fin de año se encuentra vigente el régimen de impuesto único al mayor valor que se obtenga en su venta. Esto significa que si alguien que ha poseído acciones o derechos de una sociedad por más de un año, y no se ha dedicado habitualmente a la venta de estos, podrá acogerse a dicho régimen especial, en caso que efectúe la venta a un no relacionado.

Asumiendo que el costo tributario de las acciones o derechos es de $200.000.000 y que el precio de venta sería de $2.000.000.000, la utilidad obtenida sería de $1.800.000.000, afecta a un impuesto único y total de 24%, equivalente en nuestro ejemplo a $432.000.000, lo que significa un flujo libre de cualquier otra carga tributaria de $1.568.000.000.

Bajo el mismo supuesto, si se venden las mismas acciones o derechos durante el año 2018, dependiendo del régimen al cual se haya acogido el vendedor, la carga tributaria podrá ser de un 35% o de un 44,45%, por lo que el dinero que quedaría después de pagados los impuestos correspondientes por dicha operación, podría variar entre $1.370.000.000 y $1.199.900.000.

Como se demuestra en el ejemplo, la diferencia puede ser muy importante y, por lo tanto, el análisis de una oferta de compra hoy respecto de una eventual oferta de compra en los próximos años, exige tener en consideración las significativas diferencias que se producen.

b)Inmuebles. En cuanto a los inmuebles, este 31 de diciembre deja de tener vigencia la norma que permite que las personas naturales no tributen por la ganancia de capital obtenida en su enajenación (ganancia determinada por la diferencia entre el precio de venta y el costo de adquisición reajustado). En efecto, actualmente, aquellas personas naturales que vendan inmuebles, que no sean habituales en la compraventa de estos, que los hayan tenido por más de un año y que los vendan a una persona no relacionada, no tributarán por toda la utilidad que generen.

La Reforma Tributaria limita este beneficio, respecto de la enajenación de los inmuebles que se hayan adquirido después del 1 de enero de 2004. Así, en la enajenación de estos inmuebles, que se efectúe partir del 1 de enero de 2017 no se considerará renta y, por lo tanto, no se gravará con impuestos, sólo la ganancia de capital generada hasta un límite total y acumulativo de UF8.000 por persona, ello con independencia del número de enajenaciones realizadas y del número de bienes raíces de su propiedad. El exceso por sobre el referido límite de UF8.000 quedará gravado conforme con las reglas generales, o bien, con un impuesto único y sustitutivo de 10%, sobre la renta percibida en exceso, a elección del contribuyente.

De esta forma y antes de pensar en los abrazos de fin de año, reflexione acerca de qué es lo que debe hacer con sus acciones, derechos o inmuebles.

*El autor es socio del área legal y tributaria de PwC Chile.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon