Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Defensa de Colmena ante SII por costas: "El sistema va a terminar y eso nadie lo entiende"

logotipo de Pulso Pulso 21-12-2016 Cecilia Arroyo

Al abogado externo de Colmena, Juan Manuel Baraona le cuesta entender que ni los políticos, ni las autoridades fiscales y de salud, comprendan que el alza de los precios en los planes de isapres responde a un incremento de los costos. Por ello, agrega, sería necesario el aumento. Menos aún comprende el criterio, del dictamen del Servicio de Impuestos Internos (SII), que resuelve el pago de impuestos por las costas judiciales. Esto, debido a que constituirían un “gasto rechazado”. Según Barahona, esta decisión desconocería el derecho legal del sector a defender el alza de los planes, ante las miles de judicializaciones.

“No puedo decir que estén politizados, están equivocados (...) Independientemente de cuál sea el resultado de los recursos de protección, el gasto representado por las costas es un gasto directamente vinculado con los ingresos. Si los ingresos se mantienen, si los ajustes no se hacen y los gastos aumentan, el sistema simplemente va a terminar y eso nadie lo entiende. Eso es lo que la industria ha estado planteando ante la prensa y ante las autoridades y no hemos tenido ninguna respuesta positiva”, cuenta.  

El abogado reconoce que la situación de la industria en Chile es complicada. “Las isapres y las AFP son sectores que están en la mira de la opinión pública. Eso es cierto”. Como consecuencia, agrega, “en este momento conversar con la autoridad es muy difícil, porque hasta el momento no se ha producido ninguna reacción positiva”, añade.

Baraona es de los primeros en abordar el escenario para la industria en nombre de una isapre, en un contexto de disputa legal en que las compañías han preferido guardar silencio. “Lo que el Servicio ha sostenido, es que (las costas) son gastos rechazados porque según los fallos de la corte, las alzas de planes serían arbitrarios e ilegales. Pero, salió un dictamen en octubre de este año en que se reconoce expresamente el derecho a la defensa, independiente del resultado del juicio, en el caso de una empresa con un juicio del exterior (...) el derecho a la defensa es un derecho constitucional. Es cierto que el pronunciamiento se refiere a los abogados propios, pero la costas son solamente el traslado de una carga a la otra parte. No son indemnizaciones ni sanciones y deben seguir la misma suerte”, afirma. Baraona enfatiza el punto afirmando además que por la Ley de Sociedades Anónimas toda isapre tiene la obligación de defender los intereses de sus accionistas y la sociedad. “Lo absurdo en estos casos es que incluso en aquellas ocasiones en que no ha comparecido la isapre, de todas la maneras le condenan en costa. O sea haga lo que haga igual la van a condenar en costas. Esta es una errada interpretación de la ley”, recalca. 

La postura del SII fue ratificado tras el rechazo del Servicio a las Reposiciones Administrativas Voluntarias (RAV) presentadas por las isapres. El conflicto implica pagos por US$450 millones al 2020 por concepto de impuestos, intereses, multas y reajustes, lo cual sería sinónimo del fin de cualquier sistema, según Baraona. Pero el colapso puede venir incluso antes, advierte. “Las isapres son S.A. que deben ser auditadas todos los años, y los auditores preguntan a sus abogados qué posibilidad hay de ganar y de perder, y el día que un estudio de abogados les diga que hay más posibilidades de perder que de ganar los auditores van a poner una provisión y esa provisión va a quebrar a las isapres. Es tan simple como eso. O sea, posiblemente no vamos a tener que esperar a los fallos definitivos”, señala.

Pese a todo, Baraona confía en que vendrá una solución. “Una alternativa es un cambio en la ley de isapres. Eso  es posible y yo confío en que ocurra (...) Va a ser tal la situación que tiene  que venir un arreglo, porque el día en que se acaben las isapres, todo el sector de afiliados de las isapres se irá al sistema público. Imagínese a toda la gente yéndose al sistema público, éste no tiene capacidad para absorber las necesidades de toda la población. Yo lo veo menos posible que el hecho de que venga una solución. Por eso soy optimista”.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon