Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Del diagnóstico a la inversión: los pasos que debe seguir el sector público

logotipo de Pulso Pulso 07-10-2016 P. Namur y E. Moraga

De acuerdo con el último catastro disponible de accesibilidad en edificios públicos, realizado por el Servicio Nacional de la Discapacidad (Senadis) en 2013, apenas un 19% de los 730 edificios públicos catastrados declaraba contar con accesibilidad básica, mientras un 75% se auto calificaba como no accesible y un 6% decía requerir ajustes menores para alcanzarla. Es decir, de los edificios evaluados, un 81% no pasan la vara.

Según el sondeo de Senadis, un 48% de los edificios públicos estudiados dijo tener el acceso peatonal en buen estado, con rebajes adecuados que permitirían atravesar la calle a personas usuarias de silla de ruedas. En tanto, un 39% de los edificios públicos afirmó no tener estacionamiento exclusivo y un 36% dijo tenerlo mal señalizado, mientras el 57% de los edificios públicos atiende en un segundo piso sin ascensor. En cuanto a baños también quedaban al debe: si bien el 67% dijo contar con un baño de atención a público, de ellos sólo el 25% es apto para todos.

Pero este estudio, al evaluar sólo edificios públicos y hablar sólo de aspectos básicos, no da cuenta del gran desafío que enfrenta el sector público. “Se detectó un 30% de edificios que podía presentar problemas mayores, en términos generales, porque esta es una ficha básica”, explica Pedro Correa, coordinador nacional de Accesibilidad del Senadis. “Las instituciones deben ir teniendo sus planes de accesibilidad, porque es muy distinto si el edificio debe hacer adecuaciones mayores a su estructura, versus si con instalar un ascensor basta para estar adaptado a la normativa. Ahora estamos en diagnóstico recién, para estimar cuáles serían las inversiones necesarias”, añade Correa.

Según explica, a más tardar el primer trimestre del próximo año se realizará un catastro con más de mil edificios públicos en conjunto con arquitectos, que aplicarán medidas más objetivas en comparación con el catastro de 2013, que fue de autoevaluación. Con esto en mano, se podrá realizar el diagnóstico de las inversiones que requiere el sector público. “Ojalá se generaran fondos para financiamiento, por ejemplo, un porcentaje de los fondos de desarrollo regionales”, dice Correa, agregando que lo importante es entender este proceso desde la perspectiva del derecho, es decir, antes de ver la discapacidad, se debe considerar a las personas y sus derechos. 

El plan Chile Accesible es una respuesta al decreto ley del Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu), que plantea plazos para entrar en vigencia: 2018 espacios públicos y transporte, y 2019 para edificaciones. “Históricamente, antes de 1994 no había ninguna consideración de las personas con discapacidad, así que los edificios no consideraron nunca esto. Respecto al cambio de ahora con estándar mayor costará adecuar la historia”, asegura Correa.

El Minvu está revisando los proyectos en etapa de diseño o que aún no inician su construcción para asegurar su compatibilidad con la nueva ley, de manera de adaptar su diseño si fuese necesario. También está desarrollando un plan de difusión y capacitación en todas las regiones mediante charlas y documentación gráfica. 

Otro organismo público que está impulsando el tema de la accesibilidad es la Secretaría Regional Ministerial de Economía, Fomento y Turismo, a través de la iniciativa ‘Turismo para Todos’. “Hace un par de años se viene incorporando el turismo accesible y eso está en el marco de la “Estrategia Nacional de Turismo”, que incluye la capacitación del personal de Sernatur y el fomento de la comunicación que busca sensibilizar, particularmente en el ámbito municipal, porque son ellos los que toman las decisiones locales”, afirma Fernando Soto, Secretario Regional Ministerial de Economía.

A nivel local, las municipalidades también se han ido poniendo a tono. La Municipalidad de Santiago ha desarrollado una serie de iniciativas cuyo fin es la inclusión. “La Municipalidad ha estado implementando año a año un curso de capacitación para sus funcionarios en lengua de señas, para que podamos tener más funcionarios preparados para atender a un usuario o a un vecino que requiera de este mecanismo de inclusión”, dice Patricio Jerez, subdirector de Desarrollo Social de la Municipalidad de Santiago. A su vez, el organismo está trabajando en nueva infraestructura, la que considera la norma de Accesibilidad Universal como una de sus prioridades, transformándola en una de las primeras comunas en considerar esta regulación dentro de sus proyectos.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon