Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Desistimientos de viviendas siguen al alza y al tercer trimestre superan los 2 mil en Santiago

logotipo de Pulso Pulso 07-11-2016 Carla Cabello

El menor dinamismo económico, el consecuente mayor deterioro del mercado laboral y las mayores exigencias a los créditos hipotecarios, dispararon los desistimientos de compras de viviendas nuevas durante el tercer trimestre.

Un estudio de Toctoc.com reveló que entre julio y septiembre de este año se registraron 740 desistimientos en la Región Metropolitana, cifra superior a los 658 registrados en el segundo trimestre y a los 620 de los primeros tres meses del año.

El aumento de los desistimientos o la incapacidad económica de un cliente para concretar o escriturar la promesa de compraventa de una vivienda, comenzó a ser visto desde el año pasado como uno de los mayores peligros para la industria inmobiliaria para este año. 

De hecho, a inicios de junio el Banco Central advirtió en su Informe de Estabilidad Financiera (IEF) del primer semestre de 2016 que uno de los principales riesgos para el mercado inmobiliario era el posible aumento en los desistimientos de compras de viviendas nuevas.

Durante los primeros nueve meses del año, de acuerdo al reporte de Toctoc.com, los desistimientos de compras de viviendas nuevas alcanzan las 2.021 unidades en la Región Metropolitana. Del total, 1.027 retractos en las promesas corresponde a departamentos y otros 991 a casas.

“En general, los desistimientos se han mantenido sumamente planos durante el año, pero se ve una leve alza en agosto que podría comenzar a marcar tendencia para lo que queda del año”, advierte el gerente de Toctoc.com, Nicolás Gumucio.

El segmento más impactado, dice Gumucio, es entre 2.000 UF a 4.000 UF, con un total de 294 viviendas que corresponde al 40% del total de los retractos. 

“En términos de precio siempre el rango medio en UF, es decir, entre 2.000 a 4.000 UF son los más afectados porque ahí es dónde está el gran volumen de ventas de unidades inmobiliarias”, explica Gumucio.

Próximo año al alza

Para lo que queda de año, Gumucio estima que el número de desistimientos podría seguir incrementándose. “Es esperable que el número de desistimientos comience a subir por la mayor entrega de unidades a escriturar hacia el último cuatrimestre del año debido a los créditos más rígidos”, comenta.

Más aún, “los desistimientos de 2017 debiesen subir con respecto a 2016, ya que el próximo año vamos a tener muchas unidades a entregar y, por lo tanto a escriturar, y es ahí donde se agudizan los desistimientos al re-evaluar el crédito hipotecario”. agrega.

Pese a que la regulación que empuja a los bancos a requerir el 20% del pie para obtener el crédito hipotecario está afectando la demanda, desde la industria reconocen que la norma es positiva en el mediano plazo. 

Sin embargo, no sólo las inmobiliarias y corredoras de propiedades han tenido que impulsar estrategias para enfrentar la caída en las ventas, los bancos también han tenido que ajustarse a este fenómeno. 

El gerente general de Gespania, Carlos Müller, comenta que “los bancos estuvieron muy aferrados al 80% de financiamiento pero ya hay bancos que están financiando el 85% y algunos hasta el 90%, lo que era lógico porque la colocación hipotecaria les debe haber caído mucho”.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon