Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Digitalización del dinero y Fintech

logotipo de Pulso Pulso 29-12-2016

Hasta unos 1.600 millones de personas que hoy no son parte de la industria financiera en países emergentes, tendrán acceso a esta gracias al desarrollo de la industria Fintech como parte de la revolución financiera que se vive dada la digitalización del dinero. A diferencia de lo que ha ocurrido en otras industrias donde un nuevo modelo de negocio viene a operar como producto sustituto, como son los casos de Uber o Airbnb, en la industria financiera la disrupción de la industria Fintech viene a complementar la oferta de servicios financieros y a modernizar la industria.

Es así como en Europa y Estados Unidos en los últimos dos años se crearon miles de empresas en busca de revolucionar la industria financiera. El foco de estas empresas está en crear productos financieros que puedan ser consumidos a nivel global, disminuir los costos hacia el cliente retail, hacer procesos más eficientes dentro de la industria financiera tradicional y democratizar los servicios financieros, dando acceso a los mismos a segmentos que en la industria tradicional no tienen la oportunidad de participar en ella.

En Chile sólo 15% del total de los pagos son digitales, mientras que en EEUU esta cifra alcanza a 49% y en Noruega al 78%.

La principal razón de que la industria Fintech se pueda desarrollar tiene relación con la digitalización del dinero, con lo cual los costos de transacción disminuyen hasta en 90% versus los canales tradicionales, eficiencia que debe ser traspasada a los consumidores. Para aumentar significativamente la digitalización de las transacciones financieras, se necesitan algunos factores:

El primero es infraestructura, que básicamente es que exista acceso a internet de manera amplia en la población y que la misma cuente con teléfonos capaces de procesar pagos digitales. En esto podemos decir que como país estamos al día.

La segunda es regulación, donde es claro que se está al debe: es urgente promover una regulación que proteja a los consumidores, que garantice la integridad de las personas y empresas que participan del sistema financiero. Y tan importante como lo anterior es que promueva la competencia e innovación. Ejemplo de esto es la FCA en Inglaterra, que tiene como objetivo fundamental promover la competencia en la industria financiera, ya que sabe que esto trae beneficios a los consumidores.

En Chile aún queda mucho camino por recorrer. Recién en los últimos dos años hemos comenzado a ver una mayor creación de empresas enfocadas en desarrollar la industria Fintech, pero percibir los beneficios como país y asegurar el éxito futuro de muchas de ellas depende en gran parte de si hay capacidad de tener una regulación que permita el crecimiento de la industria.

*El autor es gerente general de Capitaria.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon