Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Directorios, ¿cirugía o fórceps?

logotipo de Pulso Pulso 04-11-2016

¡La gravedad impide hablar en positivo! El Caso Aurus espero que ponga algo así como punto final a las irresponsabilidades de los directorios. Ya es demasiado tiempo de arrastre, de omisiones, descuidos y relajos que siempre destruyen credibilidad, prestigio y fe pública. Además de pasar a ser objeto de denostaciones de aquellos políticos y opinólogos que buscan acrecentar el odio hacia el empresariado. Con vuestro permiso, yo lo vengo señalando públicamente desde 1996: “Los estados financieros, una ficción para celebrar”.

He leído con sorpresa y también con pánico justificaciones tales como que nuestro mercado es tan chico que resulta imposible evitar estas situaciones, queriendo decir que no tienen impacto ni tampoco merecen ser resueltas de raíz. Justamente por lo pequeño es que debemos cuidarlo sin escatimar esfuerzos. El prestigio de un chico es proporcionalmente carísimo respecto de un grande. Resulta increíble que los casos más trágicos ocurran donde no escasean los recursos, o sea en empresas e instituciones de protagonismo nacional, incluido el sector público, donde el desastre es imposible de dimensionar. Pareciera que las teorías de la sana administración se fugaron de las mentes de los controladores. Y respecto de los conglomerados de propiedad familiar, tampoco se aprecian saltos positivamente discretos.

Todas las materias relativas a directorios están largamente desarrolladas académicamente, tratadas por expertos, recomendadas a la luz de experiencias internacionales y bastante normadas; ¡amén de la ética! Estamos ante evidencias que no resisten ninguna explicación (en verdad vergonzosas). El único camino que queda es la propia cirugía, con voluntad y rigor; de lo contrario, el fórceps de la autoridad se dejará caer. Ya sabemos, además, que cuando la autoridad actúa lo hace discrecionalmente y burocratizando al país. Finalmente, sorprende que muchos controladores pauteen de manera vehemente a los head hunters en la búsqueda de directores.

*El autor es director de empresas familiares, member of National Association of Corporate Directors (Washington) y fellow & mentor Family Firm Institute (Boston).

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon